Lo que no entendemos

Autor: Manuel Castillo

Cap. (1)

Hay muchas cosas que los hijos no entienden, que no comprenden, que no captan, pero quien los culpa solo son niños…

Aun recuerdo cuando nació mi primer y único hijo John Feral, fue en invierno, mi esposa Amanda Feral y yo Brian Feral estábamos muy agradecidos por la llegada de un nacimiento imposible; ya que John tenía doble vuelta en el cordón umbilical, casi parecía milagroso que naciera, lo que no me esperaba era que con cada año, mas me alejaba de mi hijo y mucho mas de su corazón….

John Feral

Siempre me sentí diferente a los demás, claro diferente hasta ciertos extremos, pero diferente…

Siempre amé los videojuegos, la buena música, se podría decir que era normal para mi, pero diferente para los demás; claro que solo estaríamos hablando de hobbies…

Algo que siempre compartía con mi padre era el jugar fútbol, nos encantaba, siempre practicábamos desde que tuve uso de razón, siempre me decían que era el mejor, que nunca iba atrás sino hacia adelante; claro que eso no me hacia mal estudiante, siempre saque buenas notas y gracias a eso siempre decían comentarios como: “sacaste la inteligencia de tu madre y el espíritu deportivo de tu padre”, se podría decir q era “perfecto”…

Pero ¿Qué significa ser prefecto?, la “perfección” no existe, ya que todos son perfectos tal cual somos, pero creo que mi padre y las personas no lo vieron así…

Desde que nací siempre tuve un mejor amigo Christ Panther; se podría decir que nacimos juntos, su madre Amelia Panther y su padre Roger Panther conocieron a los míos en la sala de parto, casualidades de la vida ambas familias vivían en la misma calle y desde entonces Christ y yo fuimos inseparables…

Cap. (2)

A sus 6 años mostró gran determinación en el fútbol, cuando entro en la preparatoria no pasó mucho para que fuera el centro de atención, y como no serlo era un excelente deportista y esplendido estudiante…

En la secundaria, bueno se podría decir que la historia se repetía, excelente deportista y esplendido estudiante, y claro siempre estuvo ahí su mejor amigo Christ, que desde mi punto de vista era una mala influencia y como no pensar eso; Christ siempre mostró gustos y actitudes que no eran “normales”. Si descubrí cuando John entro en secundaria que Christ era homosexual y yo como padre no lo podía creer y mucho menos cuando los padres me lo dijeron sin ningún remordimiento; me dijeron “es lo que le gusta, es lo que es; si, hablamos mucho con él, pero nos dimos cuenta que era inútil el intento y preferimos dejarlo ser ya que es nuestro hijo y lo amamos tal como es…”, después de eso comencé a tratar a Christ de una manera fría siempre que visitaba a mi hijo, y el contacto con la familia Panther lo fui perdiendo cada día mas…

Quien diría que esas noticias y decisiones me llevarían al odio de mi único hijo tarde o temprano y solo por no abrir un poco más la mente a la realidad y aceptar las cosas tal cual son…

John Feral

En la preparatoria mi padre lo primero que hizo fue inscribirme en el equipo de fútbol y claro, yo no le dije que no, amo el fútbol, claro que al principio me costó adaptarme ya que era la primera vez que jugaba con mas compañeros además de mi padre o Christ, pero no paso mucho tiempo para ser capitán del equipo y con Christ como mi segundo al mando todo iba prefecto…

Pero eso no cambiaba el hecho de sentirme diferente a los demás, pero con Christ a mi lado nunca sentía eso, ya que me sentía como él, no se como explicarlo, pero se dice que “las personas iguales se encuentran y a veces es lo mejor que pasa en sus vidas”

En secundaria pasaron muchos cambios, aun era el capitán del equipo de futbol y Christ era mi segundo al mando, aun tenía una de las mejores notas de la secundaria, pero debo admitir que Christ siempre era el numero uno en las materias, se diría que éramos el apoyo del otro, además de ser los mas buscados por las chicas, aunque siempre que se declaraban y yo acepaba nunca dure mucho tiempo con ellas, ya que no me sentía cómodo con esas relaciones, a pesar de ser “perfectamente normales”, hasta que…; unos días antes de terminar la secundaria Christ me llamo para hablar conmigo a solas, aun recuerdo sus ojos que reflejaban tristeza y preocupación, cuando llegamos a su casa sus padres estaban ahí como esperándonos, ya tenia unos meses sin verlos ya que mi papá no me dejaba ir mas a la casa de Christ aunque nunca supe porque, en eso Christ se sentó en la mesa del comedor con sus padres y me pidió que me sentara, después de explicarme varias cosas que tenia sospechadas desde hace un buen tiempo sobre Christ, sus ultimas palabras fueron: “Te amo, por favor se mi novio”, cualquier persona “normal” hubiera reaccionado de manera grosera y despectiva pero conmigo no fue el caso, en realidad solo me levante de la silla y como en esas películas de romance donde una acción hace mas que mil palabras, solo lo besé…

Cap. (3)

Mi hijo entró a la universidad tal como él quiso y nada lo detuvo, siempre siendo el mejor, que mal que no pude estar ahí para decirle lo muy orgulloso que me sentía por el, pero como poder estar ahí, si era la ultima persona que él quería ver en su vida…

Después de unos días John me contó lo que Christ le dijo y que él también lo amaba, pero ¿Qué es amar? Solo eso pasaba por mi cabeza al pensar en porque esto me estaba pasando; mi esposa lo sabia, ella sabia que Christ y mi hijo eran pareja y no me dijo absolutamente nada, hundido en la ira, las ultimas palabras que le dije a mi único hijo, el alma de mis ojos, fueron: “vete de mi casa, yo no crié a un homosexual, ya no estoy seguro de que seas mi hijo”

Solo vi a mi hijo marcharse con lagrimas en el rostro que reflejaban un corazón roto, y sus ultimas palabras las ultimas que escuche de él fueron, “espero que algún día comprendas lo equivocado que estas, mientras tanto no quiero verte ni hablarte nunca mas”

Bueno al parecer ese día si llegó…

John Feral

Después de ese beso tan automático comencé a salir con Christ y empecé a sentir lo que llamarían “amor”, no lo rechace, no lo abandone, en realidad por cada día me daba cuenta que estar con él era estar vivo, sentía una verdadera relación, sentía que mi mundo era perfecto…

Los padres de Christ estaban muy felices; en secreto me dijeron “de todas las personas que Christ pudo tener como pareja nos alegra que seas tu, porque sabemos que solo tu lo harás feliz al igual que nosotros a él”, no tarde mucho para contarle a mi madre y ella lo tomo muy natural para lo que me esperaba, ella solo sonrió tocó mi hombro y el de Christ; y con un gran abrazo que casi nos corta la respiración nos susurro “el amor adolescente es el mas puro del mundo, John yo siempre supe que eras diferente de esta manera y no me molestó nunca, Christ por favor cuida a John ya que siempre es algo atolondrado, les doy mis bendiciones y todo mi amor”, luego de ese bello momento aun me faltaba un ultimo “obstáculo”; mi padre…

Cuando entre a la universidad decidí decirle a mi padre todo, pasaron unos días cuando se lo dije, jamás volví a verlo después de ese día, al principio me deprimí, pero Christ siempre estuvo ahí para alentarme y seguir adelante, así paso el tiempo y los años, y antes de darme cuenta ya estaba graduado de la universidad los 22 años de edad, no pasó mucho para que Christ me diera mas sorpresas y a los 25 años me pidió matrimonio y yo acepté obviamente, ya que es la persona que amo y que nunca dejare de amar, en la boda estaba hasta mi madre pero ni rastro de mi padre, la verdad; no me sorprende…

Cuando llegue a los 30 años era el presidente de una empresa de videojuegos, junto a mi pareja Christ, nunca mi vida fue tan feliz, pero aun así sentía que faltaba algo mas, como si entendiera que en todos estos años aun cundo lo perdoné nunca supe mas de él, desde mis 17 años de edad, fue entonces cuando recibí una llamada, cualquiera diría que era una llamada sin mucha importancia; pero no  tu madre llorando mientras te decía “hijo… hijo mío, tu padre acaba de fallecer, por favor ven con Christ los necesito ”, en menos de 24 horas ya estábamos de vuelta en esa calle tan nostálgica donde todo comenzó…

A la mañana siguiente fuimos al cementerio cargando el ataúd de mi padre, y aquí estoy yo pensando en toda mi vida, desde que comenzó hasta ahora, pero las lágrimas no salían, hasta que mi madre me dio un sobre y me pidió que lo abriera después del entierro de mi padre…

Al finalizar el entierro detallo mejor el sobre y pude ver que tenia la letra de mi padre que decía “para mi hijo”, al abrirlo encontré unas fotos de mi infancia, otras donde estaba solo con Christ, fotos de mis graduaciones, y hasta de mi boda y mi empresa de videojuegos, todas tomadas por mi madre; después de verlas medí cuenta que también estaban unos documentos escritos a mano y enumerados del 1 al 4, y el primer documento decía; “hay muchas cosas que los hijos no entienden, que…”, después de leer cada carta hasta la numero 3 empecé a sentir mucho dolor, tanto dolor que solo caí de rodillas al suelo mientras leía cada palabra que mi padre había escrito en estas hojas con su puño y letra, nunca me di cuenta que Christ estaba arrodillado junto a mi, frente a la tumba de mi padre y con un nudo en la garganta, sentimientos encontrados, lagrimas de tristeza y con la persona que amo a mi lado leí la ultima hoja de los documentos; esa hoja decía…

cap.(4)

Hola hijo, si estas leyendo esto eso quiere decir que he fallecido, sé que nunca volvimos a hablarnos, pero eso fue por mi propio capricho ya que a los pocos días de tu partida aprendí a aceptarte tal cual eres, pero no me sentía digno de tu presencia, hijo mío perdóname por todo lo malo que dije, por los eventos a los que no pude asistir, pero lo hice para que fueras feliz y no quería causarte un mal recuerdo…

Christ se por mi esposa y tus padres que nunca dejaste a John solo; en ningún momento y te estoy muy agradecido por eso, al menos sé que mi hijo esta en buenas manos, así que ámalo, ámalo tanto como nosotros lo amamos ya que ahora ustedes son nuestras esperanzas y sueños…

Hijo mío, yo siempre te voy a amar y por eso quiero que seas feliz a tu manera, como siempre lo has sido; solo me queda despedirme; mis dos grandes hijos, John y Christ, pero antes que nada solo quería decirles que… “tienen mi bendición”, Dios los cuide y los proteja…

Los ama por siempre

Brian Feral (Papá)

Después de leer esas últimas palabras solo nos echamos a llorar, pero sentí una mano familiar, una que no había sentido desde hace mucho tiempo, estoy seguro que era mi padre…

Al darme la vuelta juré verlo solo por una fracción de segundo, su cara estaba feliz y como un eco que se pierde en el horizonte juré escuchar la vos de mi padre decir, “estoy orgulloso de ustedes… mis hijos…”

Luego de eso siempre visite la tumba de mi padre con Christ para hablarle de como nos estaba yendo en la vida; desde ese momento la vida nunca fue mas prefecta y completa que ahora, ya que al fin pude darme cuenta que a veces la felicidad no se consigue fácilmente, hay veces en que tenemos que sufrir y sacrificar muchas cosas para lograr conseguirla pero cuando la consigues es el mejor regalo que dios puede darte…

Atte.: John y Christ Panther

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s