Medio siglo después de “1984” (Parte IV)

Autor: Anthon Keenan.

Fragmentando a 1984 (continuación)

1984-w-620x349

4.  La pirámide social de Oceanía

Si bien, el mundo de 1984 estaba regido en totalidad por diversas vertientes de la ideología social-comunista, en términos prácticos estas nuevas doctrinas cada vez más se alejaban de su inspiración primigenia, formulada muchos años atrás por un prusiano de apellido Marx. Estos sistemas en lugar de acabar con las clases sociales, por el contrario, acentuaban sus diferencias – anteriormente se explicaba cómo el Ministerio de Paz y el Ministerio de la Abundancia contribuían en la desigualdad socio-económica de los pueblos – de modo que a partir de esto, surge una pirámide social que se mantiene intacta en la medida en que el partido lo hace posible.

Ale Román (2008) señala:

“Se puede observar claramente la estratificación social realizada dentro de esta sociedad ya que si bien no hay «prejuicios raciales ni dominio de una provincia sobre otra»(1984; Orwell, George; pág. 117), la desigualdad radica en el lugar del estamento social que las personas han sabido ganarse.”[1]

De modo que la taxonomía social de Oceanía, no tiene nada que ver con una capacidad económica, ni de casta y como bien lo señalaba Román, no existen prejuicios sociales, raciales o territoriales que determinaran quienes merecían estar en los escalafones más altos de la sociedad oceánica. Evidentemente la única manera de ser ubicado socialmente, estaba basada en la relación entre el individuo y el partido.

La estructura es básica de las sociedades arcaicas, incluso es oportuno revisar la pirámide social del Antiguo Egipto; en la cúspide de la pirámide se encontraba el faraón, quien era temido como una reencarnación de alguno de los dioses egipcios, análogamente aquí se ubicaría el Gran Hermano en la estructura social de Oceanía, “Su función es actuar como punto de mira para todo amor, miedo o respeto, emociones que se sienten con mucha mayor facilidad hacia un individuo que hacia una organización.”[2].

Posteriormente, bajo el faraón, se ubican los sacerdotes, funcionarios y jefes militares respectivamente. Son los líderes, los que comandan a las diversas organizaciones del Imperio Egipcio, lo que para efectos de 1984 vendría siendo los miembros del Partido Interior, la mente tras toda la maquinaria del partido. Hasta aquí llegan las clases privilegiadas en la pirámide social de estas dos naciones.

Inmediatamente bajo las ordenes de los miembros del Partido Interior, se encuentra subordinado quienes forman parte del Partido Exterior,  que en palabras de Winston Smith: “si el primero puede ser descrito como el «cerebro del Estado», el segundo pudiera ser comparado a las manos”[3].

En la organización social egipcia precederían los comerciantes artesanos y campesinos; pero estas dos clases se corresponderían con mayor propiedad a lo que denominarían en Oceanía como los “proles” (o proletarios en términos marxistas), esa gran masa de gente sin mayor preocupación que la vida diaria – tal vez la palabra “supervivencia” sea el término más adecuado.

Ale Román identifica una última clase en la estructura social de Oceanía:

“… a pesar de esta estratificación social, pueden observarse un grupo más, pero aislados de esta clasificación, a los quienes se los podría relacionar con los “parias” en el sistema de castas de los hindúes. Ellos son “la masa de esclavos procedentes de las tierras ecuatoriales, que pasan constantemente de vencedor” quien “no forma parte de la población propiamente dicha”, (1984; Orwell, George; pág. 117). Esto es así porque las tres potencias (Oceanía, Eurasia y Asia Oriental) se disputan la soberanía de estos estados, y dentro de las innumerables batallas, quien las posea domina a la población de aquel lugar.”[4]

Esta clase anexa conformaría el último escalafón de la pirámide social, donde en el Antiguo Egipcio se ubicarían los esclavos.

Volviendo la vista a la organización social de Venezuela, poco a poco notamos como la estructura tradicional de las sociedades modernas ha sido remplazada por la descrita en 1984. Las clases altas se han deteriorado y han sido remplazadas por los altos funcionarios del gobierno. La clase media cada vez disminuye su calidad de vida, de aquí se desprenden los miembros de la clase media que subsisten de su subordinación al gobierno a través de labores en los distintos organismos del Estado y los que viven de la empresa privada – si intentamos predecir el destino de ésta última facción de la clase media, muy probablemente sea su transformación en la nueva clase baja venezolana.

Sin embargo, las clases bajas seguirán siendo clases bajas, el gobierno no permitirá que lleguen al estado crítico de la pobreza por medio de planes y operativos (misiones) que se encarguen de proveer a estas clases de lo básico para vivir – ¿será casual el parecido con los procedimientos del Ministerio de la Abundancia de Orwell? – La consecuencia de esto, se traduce en una clara dependencia al gobierno, que ha inutilizado al pueblo con el fin de impedir su autonomía.

Para hacer efectivo el sostenimiento de esta organización social, el partido ejerce una fuerte campaña de persuasión principalmente con los miembros de sus organizaciones. Esto garantiza en cierta medida, la fidelidad de los miembros tanto del Partido Interior, y especialmente, del Partido Exterior del Ingsoc.

Anteriormente mencionábamos que los funcionarios del Ingsoc eran personas muy capaces en distintas labores, pero no lo suficientemente suspicaces para ejercer un pensamiento crítico hacia el sistema. Winston Smith describe lo siguiente sobre uno de sus compañeros del Ministerio de la Verdad:

“Parsons era el compañero de oficina de Winston en el Ministerio de la Verdad. Era un hombre muy grueso, pero activo y de una estupidez asombrosa, una masa de entusiasmos imbéciles, uno de esos idiotas de los cuales, todavía más que de la Policía del Pensamiento, dependía la estabilidad del Partido.”[5]

Y es en esta dependencia hacia el partido, donde se ubica el fanatismo, la irracionalidad y el extremismo. Precisamente, hacer que el partido sea algo vital para una persona constituye el grado de fidelidad y compromiso deseable para quienes controlan el poder, contar con estas personas es una manera de asegurarse el mando perpetuo.

10296021_1429802237270544_2215270583490000516_oImagen 15. Marcha de los sectores chavistas por la paz (2014) por Rodrigo Abd.

Las técnicas de publicidad y propaganda, sugieren que para crear un estado de identidad institucional, se debe crear una imagen corporativa, de allí una serie de elementos ideológicos que determinen el afecto de los miembros con la organización y su compromiso, generalmente el fin de esto es obtener un ambiente laboral óptimo y así aumentar la calidad de la producción laboral.

En el caso del Ingsoc, la calidad en la producción laboral es lo menos importante, lo verdaderamente indispensable es contar con un cuerpo de trabajo que sea capaz de dar su vida por el Gran Hermano y representar la moral del partido.

“Lo que interesa no es la moral de las masas, cuya actitud no importa mientras se hallen absorbidas por su trabajo, sino la moral del Partido mismo. Se espera que hasta el más humilde de los miembros del Partido sea competente, laborioso e incluso inteligente —siempre dentro de límites reducidos, claro está—, pero siempre es preciso que sea un fanático ignorante y crédulo en el que prevalezca el miedo, el odio, la adulación y una continua sensación orgiástico de triunfo. En otras palabras, es necesario que ese hombre posea la mentalidad típica de la guerra.”[6]

Aunque con fines distintos, el Ingsoc aplica las enseñanzas de la propagada e identidad institucional, Winston Smith comienza su relato describiéndose como “una figura pequeña y frágil cuya delgadez resultaba realzada por el «mono» azul, uniforme del Partido”[7]. El uniforme será el primer elemento distintivo entre Winston Smith, miembro del Partido Exterior, y los proles.

Así mismo, esta identidad también fue promovida por diversos sistemas totalitarios del mundo. Los nazis fueron famosos por sus uniformes confeccionados de la mano del diseñador alemán, Hugo Boss. Por otra parte, los regímenes de corte socialista-comunista, prefirieron usar el color rojo como distintivo.

En este mismo orden de ideas, el adoctrinamiento tenía un carácter especial, bien como señalábamos anteriormente, el partido se hace más fuerte en la medida en que se haga más indispensable para el pueblo, especialmente para sus fieles adeptos. La táctica empleada por el Ingsoc, no sólo se fundamentaba en la supremacía del partido por encima de todas las cosas, sino en la satanización de aquello que le es opuesto.

10173794_1429802307270537_8255928752034697713_n

Imagen 16. Uniforme de las SS alemanas, Berlín (1938).

1890352_1429802260603875_8913563425069163128_o

Imagen 17. Concentración oficialista en apoyo a Nicolás Maduro (2014) por AFP.

El efecto de esta satanización, según Winston Smith, se produce de la siguiente manera:

“Innumerables veces, en manifestaciones espontáneas y asambleas del Partido, había gritado Julia con todas sus fuerzas pidiendo la ejecución de personas cuyos nombres nunca había oído y en cuyos supuestos crímenes no creía ni mucho menos. Cuando tenían efecto los procesos públicos, Julia acudía entre las jóvenes de la Liga juvenil que rodeaban el edificio de los tribunales noche y día y gritaba con ellas: « ¡Muerte a los traidores!». Durante los Dos Minutos de Odio siempre insultaba a Goldstein con más energía que los demás. Sin embargo, no tenía la menor idea de quién era Goldstein ni de las doctrinas que pudiera representar.”[8]

Similar a lo que Orwell nos describe en 1984 a través Smith, sucede en Venezuela una fuerte campaña de odio hacia los líderes de oposición – ¿les suena la frase “la trilogía del mal”? – lo que ciertamente ha incrementado la división ideológica. El caso de familias que han roto relaciones por discrepancias políticas, personas que han llegado al extremo de la violencia y hasta el homicidio, pareciera sonarnos a lo que vivió España durante la Guerra Civil; sin alejarnos del contexto reciente, los enfrentamientos entre grupos paramilitares denominados “colectivos” que hostigan, persiguen, intimidan, agreden y humillan a estudiantes que protestan contra un sistema político disfuncional, son la más clara muestra de 15 años de odio infundido por los líderes de la “revolución bolivariana” (ver imagen 14).

Desde el punto de vista de la oposición, muchos de los afectos del gobierno se corresponden con la siguiente descripción:

“Lo único que a ella le interesaba era saber cuándo tenía que vitorear y cuándo le correspondía abuchear (…) Hablándole, comprendía Winston qué fácil era presentar toda la apariencia de la ortodoxia sin tener idea de qué significaba realmente lo ortodoxo. En cierto modo la visión del mundo inventada por el Partido se imponía con excelente éxito a la gente incapaz de comprenderla. Hacía aceptar las violaciones más flagrantes de la realidad porque nadie comprendía del todo la enormidad de lo que se les exigía ni se interesaba lo suficiente por los acontecimientos públicos para darse cuenta de lo que ocurría. Por falta de comprensión, todos eran políticamente sanos y fieles.”[9]

Lo que explica en varias ocasiones la indiferencia de muchas personas ante las violaciones a los derechos humanos y peor aún, su total aprobación.

10320991_1429802423937192_6280676228698250429_o

Imagen 18. Ofrenda floral a los mártires de las protestas en Venezuela (2014) por Fernando Llano.

En toda la obra de Orwell, siempre se dejó algo muy claro, y es que quienes realmente eran los más perjudicados, eran los “proles”. La historia se ha encargado de demostrarnos que en todo proceso de cambio social violento, quienes realmente sufren las consecuencias, son los sectores menos privilegiados del pueblo, es por ello que conviene analizar el papel de los “proles” en la obra de Orwell, como testimonio de la hecatombe política.

 

5.  Las proles

El sector mayoritario de la población de Oceanía con un 85% y la esperanza de Winston Smith, quien tenía claro que de haber una revolución, la clave se hallaba en el proletariado:

“Si había esperanza, tenía que estar en los proles porque sólo en aquellas masas abandonadas, que constituían el ochenta y cinco por ciento de la población de Oceanía, podría encontrarse la fuerza suficiente para destruir al Partido… Pero los proles, si pudieran darse cuenta de su propia fuerza, no necesitarían conspirar. Les bastaría con encabritarse como un caballo que se sacude las moscas. Si quisieran podrían destrozar el Partido mañana por la mañana.”[10]

Y siendo completamente conscientes de ello, las siniestras mentes del partido se han propuesto la labor de controlar a toda costa, la mente de aquellas masas, induciéndolos a la ignorancia y el letargo – recordemos una de las tareas del Ministerio de la Verdad sobre la producción de entretenimiento efímero.

El conocimiento y la educación constituyen un peligro para todas las dictaduras, pues la ignorancia es el volante a través del cual los tiranos manejan al pueblo, inclusive, el deterioro intelectual de las masas constituye también una estrategia de líderes democráticos que se valen de la corrupción; la letra de la canción Promesas del grupo venezolano, Desorden Público, refleja una increíble similitud entre la actualidad venezolana y lo que se vivía en 1990: “Manipulan la información y mantienen atrasada la educación, les conviene un pueblo ignorante, por eso callan a los estudiantes…”[11].

La ignorancia precisamente es el factor que hace posible, lo absurdo:

“Por lo visto, había habido hasta manifestaciones para agradecerle al Gran Hermano— el aumento de la ración de chocolate a veinte gramos cada semana. Ayer mismo, pensó, se había anunciado que la ración se reduciría a veinte gramos semanales (…) ¿Es que sólo él, Winston, seguía poseyendo memoria?”[12]

Quizás esto nos recuerde a las manifestaciones de agradecimiento de un pueblo venezolano afecto al mandato del ya mencionado “comandante supremo”, quien dejó como heredero a un canciller cuyas políticas han sido conocidas en todo el mundo, lamentablemente para ser la referencia de lo que no se debe hacer en un país; fieles, sin embargo, al legado de su líder, estos venezolanos manifiestan un apoyo ciego a Maduro, y ciego, también ante una realidad que del mismo modo, les afecta.

Winston Smith, relata el suplicio de un hombre para conseguir ciertos artículos:

Siempre faltaba algún artículo necesario que en las tiendas del Partido no podían proporcionar; unas veces, botones; otras, hilo de coser; a veces, cordones para los zapatos, y ahora faltaban cuchillas de afeitar. Era imposible adquirirlas a no ser que se buscaran furtivamente en el mercado «libre».”[13]

 10321203_1429802380603863_2139987913635641405_o

Imagen 19. Venezolanos hacen cola para adquirir productos alimenticios, Táchira – Venezuela (2014) por Carlos García.

Pero no es sólo el tema de la crisis alimentaria que atraviesa Venezuela, lo que establece un puente comparativo entre la realidad y la ficción que engloba la obra de Orwell. En 1984, también se nos relata las condiciones ambientales y de seguridad en las que vivían los proles, mencionando ascensores que no funcionan, cortes de luz, calles sucias y en estado de ruina; una descripción más exacta no las da el protagonista de 1984:

“Marchaba por una calle empedrada, cuyas viejas casas sólo tenían dos pisos y cuyas puertas abiertas descubrían los sórdidos interiores. De trecho en trecho había charcos de agua sucia por entre las piedras. Entraban y salían en las casuchas y llenaban las callejuelas infinidad de personas: muchachas en la flor de la edad con bocas violentamente pintadas, muchachos que perseguían a las jóvenes, y mujeres de cuerpos obesos y bamboleantes, vivas pruebas de lo que serían las muchachas cuando tuvieran diez años más, ancianos que se movían dificultosamente y niños descalzos que jugaban en los charcos y salían corriendo al oír los irritados chillidos de sus madres. La cuarta parte de las ventanas de la calle estaban rotas y tapadas con cartones.”[14]

10011741_1429802037270564_6718583989711879897_o

Imagen 20. Calles de La Vieja Habana, Cuba (2002) por Jialiang Gao.

Casi de manera profética, Orwell hace una descripción perfecta de La Vieja Habana, 53 años antes de que el fragmento del libro consiguiera ser materializada en una fotografía (ver imagen 20). Es imposible no asombrarse con la exactitud con la que Orwell describe estas calles, uno llegaría a pensar incluso, que el escritor inglés había recorrido alguna vez de su vida, por las calles de La Habana, lo que refleja en George O. una inmensa capacidad de predicción política, que incluso, medio siglo después de publicado 1984, aún mantiene vigencia.

Venezuela, por su parte, añade a los caóticos escenarios del Londres pos apocalíptico que nos narra Orwell en su obra; el valor agregado de una férrea violencia relacionada al crimen, siendo Caracas principalmente la segunda ciudad más peligrosa del mundo, según la ONG mexicana, Seguridad, Justicia y Paz[15].

1526427_1429802140603887_6274719707336810241_n

Imagen 21. Petare, Miranda – Venezuela (2013) Jerome Sessini.

1625615_1429802490603852_1573085245112250774_n

Imagen 22. Niños jugando en San Agustín, Caracas (2013) por Jerome Sessini.

“En Londres había mucha criminalidad, un mundo revuelto de ladrones, bandidos, prostitutas, traficantes en drogas y maleantes de toda clase; pero como sus actividades tenían lugar entre los mismos proles, daba igual que existieran o no.”[16]

10257612_1429801727270595_5873920681989319339_o

Imagen 23. Negociante de drogas en Petare Alto, Miranda – Venezuela (2013) por Jerome Sessini.

La delincuencia, el narcotráfico y el crimen organizado, son elementos de la sociedad del barrio. Lamentablemente nadie puede escapar a estas figuras en Caracas, salvo quienes tienen la protección privilegiada que tienen los gobernantes – y sin embargo, ellos tampoco están completamente protegidos. Las bandas delictivas son quienes controlan diversos sectores de la ciudad, ellos tienen un gobierno distinto, su propia ley; los proletarios viven resignados a lo que el hampa imponga por la vía del fuego.

Las autoridades corruptas, no hacen el mínimo esfuerzo por imponer seguridad, por el contrario, es conocido por muchos, que los cuerpos de seguridad nacional negocian con los delincuentes, les venden armas o droga incautada en alguna redada. Esto se traduce en la dramática situación que viven los caraqueños a diario.

 

10298573_1429802017270566_1167476818991425713_o

Imagen 24. Miembro de banda criminal, Alto Petare, Miranda – Venezuela (2013) por Jerome Sessini.

Finalmente, Winston Smith concluye, sobre los proles, que: “Hasta que no tengan conciencia de su fuerza, no se revelarán, y hasta después de haberse rebelado, no serán conscientes. Éste es el problema.”[17]

Ese es el proceso que se está gestando en Venezuela desde el 12 de febrero de 2014, un proceso en el cual se está concientizando a las proles de su papel histórico y decisivo en la construcción de una nación. Ha comenzado una rebelión que se mantiene activa y día a día, pese a la represión, ha demostrado sumar más voluntades.

A lo largo del presente ensayo, hemos recorrido la mayoría de los aspectos en los que 1984, refleja la historia política y social que ha vivido la humanidad del s. XX, pero particularmente haciendo énfasis en el caso de Venezuela. Se evidencia un gran dominio sociológico en la escritura de George Orwell, creando una obra con capacidades de oráculo siendo capaz de predecir, de manera exacta, los eventos de sociedades que precedieron a su muerte en 1950, sin duda, una obra de lectura obligatoria.

Jean-Claude Michéa afirmará que en esencia, 1984, es la historia de una rebelión que se derrumba y analizará las razones de este fracaso:

“… poco se ha dicho sobre el hecho de que el fracaso de Winston no se debe a que cualquier rebelión contra el poder de Gran Hermano sea imposible, sino a que su propia rebelión es básicamente falsa (…) Para Orwell, esto ocurre cuando una rebelión no procede de la «cólera generosa» (…) sino cuando sus raíces psicológicas profundas se hallan en la envidia, el odio y el resentimiento. Ninguna auténtica rebelión puede surgir de esta fuente envenenada. Y es que los que están poseídos por su propio odio pueden perfectamente imaginarse que son la negación en acto del despotismo reinante, pero en términos fotográficos, sólo son el negativo de la película.”[18]

El caso de las protestas venezolanas, posiblemente aquí se encuentre su punto de discrepancia con 1984. Mientras la obra narra la crónica de una rebelión frustrada por el miedo y el odio, el origen de las manifestaciones venezolanas han nacido en el seno de una causa justa, que reclama por una vida digna donde se garantice la seguridad, la alimentación, la educación, el derecho de la libertad de expresión, una economía próspera y servicios públicos eficientes; en este sentido, las protestas venezolanas a diferencia de 1984, han surgido de la denominada “cólera generosa” de Orwell.

1984, es pues, la prueba más evidente de que las artes, en su juego metafórico, muchas veces pueden sobresaltar a la realidad, pues en esencia, ¿qué es la metáfora sino una manera de contar la realidad? Y particularmente, en este caso, una manera de adelantarse al futuro de la condenada humanidad.

Pero más allá del mundo de Orwell, salta la incertidumbre y con ella las interrogantes: ¿Qué pasará en Venezuela y el mundo próximamente? ¿La política venezolana tendrá el mismo destino que la de Oceanía? ¿Los proletarios lograrán romper las cadenas de la inconsciencia y se rebelarán a los grandes partidos? ¿Hasta qué extremos llegarán las torturas y la represión? Sólo el futuro conoce las respuestas y aunque Orwell pudo predecir el futuro incluso décadas después de su muerte, le dejo por el momento dichas atribuciones al escritor inglés, limitándome a mantener la convicción de que las causas justas desembocan en finales justos.

Así llegamos al final de esta sucesión de posts analizándo la importante obra de George Orwell “1984”. Haznos llegar su impresiones en la caja de comentarios sobre este interesantísimo tema. “1984” un libro que sin duda debemos leer.

 

Referencias Bibliográficas

 

[1] Ale Román. Minorías. “Análisis de la sociedad del libro «1984»” http://minoriamundial.blogspot.com/2008/08/anlisis-de-la-sociedad-del-libro-1984.html

[2] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 117.

[3] Ídem.

[4] Ale Román. Minorías. “Análisis de la sociedad del libro «1984»” http://minoriamundial.blogspot.com/2008/08/anlisis-de-la-sociedad-del-libro-1984.html

[5] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 15.

[6] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 110.

[7] IG Ídem. p. 4.

[8] IG Ídem. p. 88.

[9] IG Ídem. p. 90.

[10] IG Ídem. p. 41.

[11] Horacio Blanco. “Promesas”. En: En Descomposición del grupo Desorden Público. Track #8. CBS – Columbia. 1990.

[12] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 35.

[13] IG Ídem. p. 30.

[14] IG Ídem. p. 47.

[15] Thabata Molina. El Universal. “Venezuela tiene 5 de las ciudades más peligrosas del mundo” http://www.eluniversal.com/sucesos/140116/venezuela-tiene-5-de-las-50-ciudades-mas-violentas-del-mundo

[16] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 42.

[17] IG Ídem. p. 41.

[18] Jean-Claude Michéa.Biblioweb. “Rebelión y conservadurismo. Las lecciones de «1984»” http://biblioweb.sindominio.net/pensamiento/orwell.html#note1

Medio siglo después de “1984” (Parte III)

Autor: Anthon Keenan.

Fragmentando a 1984

1984-movie-bb

Fragmento de la película “1984” de Michael Radford

En los post anteriores hemos analizado la relación ficción-realidad, literatura-fotografía, existentes en la manera de relatar la vida desde puntos de vista que al unirse nos muestran nuevos universos (unos maravillosos y otros simplemente devastadores). “1984” es el espejo que refleja a una desvencijada sociedad de ideales de izquierda llevados al extremo, a continuación evaluaremos a través de cinco aspectos, las coincidencias entre la mítica obra de Orwell y nuestro mundo moderno:

 

1.  El nuevo orden mundial de 1984

Este aspecto resulta particularmente interesante, Orwell nos describe a un mundo dividido en tres bloques: Eurasia, compuesto por la antigua URSS, extendiéndose por toda la región europea hasta España, excluyendo a Inglaterra e Irlanda; Asia Oriental, conformado por China, Japón y Corea; y nuestro escenario, Oceanía, que comprendía todo el continente de América, Sudáfrica, Australia, Reino Unido, Irlanda y Nueva Zelanda.

Para el momento en el que Orwell escribe la obra, el mundo se encontraba en una división similar: El bloque del Eje, conformado por los países que seguían el modelo fascista (Alemania, Italia, Japón y países títere bajo la ocupación); la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, la cual jugó un papel decisivo en el fin de la guerra; y los del Bloque Aliado, formado por los países ocupados por la Alemania Nazi y potencias de corte capitalista (EEUU, Inglaterra, Francia, Polonia entre otros).

Años después de la Segunda Guerra Mundial, se cumpliría una de las predicciones de Orwell sobre este aparte. La Guerra Fría dividió al mundo – a diferencia de lo que comúnmente se cree – en tres bloques: Los países pro comunistas que integraban a la URSS y sus aliados; los países alineados con la OTAN liderada por EEUU y un tercer bloque denominado los países del tercer mundo, los cuales no compartían simpatías con ninguno de los dos principales bandos de la guerra.

Quizás en un contexto actual sobre el caso de la Quinta República Venezolana, el caso no es tan obvio, pero sin embargo, las pretensiones de crear un bloque Latinoamericano de países que compartieran una determinada ideología siempre estuvieron presentes entre las políticas internacionales del fallecido presidente, Hugo Chávez Frías.

Retomando al mundo que construyó Orwell en 1984, cabe destacar que los tres bloques que conformaban aquel apocalíptico mundo, a pesar de vivir en una “guerra” constante entre ellos, compartían similitudes en sus formas totalitaristas de gobierno e ideologías. En este sentido, Eurasia se regía por una ideología neo-bolchevique (la idea de los neonazis me resulta inseparable al imaginar esta postura), Asia Oriental rendía una especie de culto a la ideología llamada “adoración a la muerte” (quizás una predicción más de Orwell sobre el caso de China y Mao Zedong[1] o una alusión a los kamikazes japoneses) y Oceanía se regía por el llamado Ingsoc, acrónimo de “socialismo inglés”.

Para la fecha en que se publicó el libro de 1984, apenas Mao Zedong asumía la presidencia de China (1949), quizás Orwell se había dado cuenta con anterioridad de los intereses de líder chino sobre el poder y el posterior culto a su imagen.

 

2.  El Ingsoc y el Gran Hermano

El siniestro partido de Oceanía, consistía en una organización compuesta por hombres intelectuales y muy preparados en distintas áreas del conocimiento, pero que fueran lo suficientemente ingenuos para pensar por sí mismos. La mejor manera para infundir un sentimiento de proximidad para con unos, y de miedo para otros, se basaba en la imagen del Gran Hermano.

“Al fondo, un cartel de colores, demasiado grande para hallarse en un interior, estaba pegado a la pared. Representaba sólo un enorme rostro de más de un metro de anchura: la cara de un hombre de unos cuarenta y cinco años con un gran bigote negro y facciones hermosas y endurecidas (…) Era uno de esos dibujos realizados de tal manera que los ojos le siguen a uno adondequiera que esté. EL GRAN HERMANO TE VIGILA, decían las palabras al pie.[2]

En palabras de Ale Román (2008): “La cara del Gran Hermano impone respeto a los que la ven, y que esté extendida por todas partes favorece su inclusión dentro de las mentes de los habitantes, podría decirse que es elevado a la categoría de un semidiós”.[3]

El Ingsoc no sólo había creado a un líder imponente y carismático, sino que había convertido a aquel hombre – del cual no se sabe nada más allá de lo que se ve en los miles de afiches y lo que dice el “Ministerio de la Verdad” – en una especie de ser omnipresente y omnipotente.

Las características de este superhombre creado por el imaginario del Ingsoc, coinciden con las descripciones de un hombre real llamado Iósif Stalin.

 

10295688_1429802067270561_8682131029144888748_n

Imagen 1. Retrato de Iósif Stalin (1950).

Es evidente la alusión que hace Orwell sobre el dictador ruso, sin embargo, el carácter monumental que le otorga a la imagen del Gran Hermano aparecerá en distintos países, con diferentes líderes, ya el escritor inglés había divisado los efectos que tendría la propaganda en el mundo, gracias a los nazis y a los soviéticos.

Andoni J. Abedul comenta refiriéndose al ex mandatario, Hugo Chávez:

“Se utiliza la imagen del Gran Hermano, sin saber que si está vivo o está muerto. Lo indudable para mi, habiendo leído el libro, es que hay notables similitudes en lo que hacen o hacían líderes de gobiernos totalitarios, pero de una manera exacta me recordaba al ex-presidente.”[4]

10325292_1429801877270580_4632070165220650955_n

Imagen 2. Adolf Hitler (1927) por Heinrich Hoffmann.

Precisamente, es esta imagen del “comandante supremo” la que más aproxima a la historia de Orwell con el contexto político y social de Venezuela. Desde el fallecimiento de Hugo Chávez, el partido imperante en el gobierno (el PSUV) se ha encargado de mitificar al líder de la Revolución Bolivariana, convirtiéndolo en una especie de ser digno de total adoración.

 

10321596_1429801927270575_4134639264142633624_o

Imagen 3. Hugo Chávez, cierre de campaña electoral 2012 por Jorge Silva.

En este punto, vale la pena reflexionar sobre el carácter que tiene la imagen, especialmente la que nos otorga la fotografía, para crear conceptos abstractos y e infundir emotividad. Una de las imágenes más impactantes tras la muerte de Chávez, fue, sin duda alguna, la del cierre de campaña electoral del año 2012 (ver imagen 3). Esta imagen nos demuestra cómo la fotografía puede reflejarnos en apariencia a un mártir que, por otro lado, contrastaba con la perspectiva muchas personas que lo consideraron un déspota dictador. Esta imagen ayudó a canonizar en el imaginario colectivo a Chávez como el Gran Hermano de Venezuela.

Posteriormente, parte de la campaña enaltecedora de quien a partir de entonces llamarán “el comandante supremo”, consistió en una imagen que representa, en términos fotográficos, un plano detalle de los ojos de Chávez. “EL GRAN HERMANO TE VIGILA”[5].

Detallando imágenes como la de los ojos de Chávez pintados en las escaleras de El Calvario, en Caracas, podremos darnos cuenta de la similitud entre lo que narraba Winston Smith al entrar al lúgubre “Ministerio de la Verdad” y la sensación que experimenta un transeúnte a sentir la mirada vigilante del ex presidente.

 

10338540_1429801990603902_1198878564575012737_o

Imagen 4. El Calvario, Caracas – Venezuela (2013) por José Romero.

3.  Los mecanismos del Ingsoc

El imponente partido de Oceanía, se sostiene sobre una base burocrática dividida en cuatro grandes ministerios: el Ministerio del Amor, el Ministerio de Paz, el Ministerio de la Abundancia y, el que mejor conoceremos a lo largo del relato de Orwell, el Ministerio de la Verdad.

En este sentido, correspondiéndose a una corriente del pensamiento impuesto por el partido, denominado “doblepensar”, la función de cada una de estas instituciones consistirá en labores contrarias a lo que las identifica:

El Ministerio del Amor sería el sinónimo venezolano al Ministerio para el Servicio Penitenciario, encargándose tanto del proceso privativo de libertad (especialmente de los presos políticos), como de estructurar una compleja serie de torturas a fin de “reinsertar en la sociedad” a quienes osaran levantar su voz en contra del Gran Hermano.

El objetivo de esto en palabras de O’Brien, consistía en doblegar la voluntad de los disidentes al partido y una vez sumisos, darles una muerte merecida ante los ojos del pueblo. Este mecanismo evitaba que los condenados a muerte, pasaran a la historia como mártires de una causa, por el contrario, serán convertidos en una suerte de despojo humano, ridiculizados y sin credibilidad, con los que ninguna persona tendría algún tipo de empatía.

“Más tarde se daría cuenta de que todo lo ocurrido entonces había sido sólo una ligera introducción, un interrogatorio rutinario al que eran sometidos casi todos los presos. Todos tenían que confesar, como cuestión de mero trámite, una larga serie de delitos: espionaje, sabotaje y cosas por el estilo. Aunque la tortura era real, la confesión era sólo cuestión de trámite.”[6] 

Tal como nos relata Winston Smith, la tortura buscaba obligar a que el preso político confesara una serie de delitos que no había realizado, con la finalidad de resquebrajar su imagen y de este modo dar carta blanca a la mano del partido para ejecutar a los “criminales” con el debido apoyo del pueblo.

Por muy absurdo que parezca, esto no es producto de la imaginación de George Orwell, de hecho, fue una medida que se aplicó en la URSS durante el régimen de Iósif Stalin. Durante los albores de la Guerra Fría, eran bien conocidos los procedimientos que ejecutó el dictador ruso para con miembros de su propio partido con la finalidad de quitarlos del camino político y así instaurar su mandato, bajo una fachada socialista. Estas medidas fueron conocidas en el mundo como los Procesos de Moscú de 1930, que tuvieron su origen un año antes con el exilio de León Trotski, prominente líder de la Revolución de Octubre junto a Vladímir Lenin.

El portal web ProDavinci, en su artículo “Persecuciones políticas: La Gran Purga y los Juicios de Moscú” da un preámbulo lo que fue, una medida bárbara:

“La necesidad de afianzar a Iósif Stalin en el poder, tras la muerte de Lenin y los cuestionamientos a su liderazgo, fue más allá de la lealtad con el líder.  El Comisariado del Pueblo, mejor conocido como la NKVD, al mando de Nikolái Yezhov, se encargó de utilizar las figuras expiatorias del “saboteador” y el “disidente”, sumadas a las ganas de “quedar bien” con Stalin y la eficaz excusa del sabotaje. Los juicios públicos pasaron a ser condenas a los campos de concentración y las condenas pasaron a ser fusilamientos.”[7] 

La anterior cita, puede ser confundida incluso como un fragmento de 1984 durante la angustiosa escena en la que Winston Smith es capturado y torturado en las instalaciones del temible “Ministerio del Amor”. Se habla inclusive de los campos de trabajo, espacios creados por la Alemania Nazi (campos de concentración) que posteriormente Stalin bautizaría en su versión soviética como los gulags (ver imagen 5).

 

10254000_1429801967270571_2381963839724553570_n

Imagen 5. Prisioneros construyendo una presa de piedra, Gulag en el Mar Báltico (1931-33) por Tomasz Kizny.

Por otra parte, Winston Smith describe en el siguiente fragmento, las características distintivas entre criminales comunes y presos políticos:

“Los prisioneros del Partido estaban siempre callados y llenos de terror, pero los criminales corrientes parecían no temer a nadie. Insultaban a los guardias, se resistían a que les quitaran los objetos que llevaban, escribían palabras obscenas en el suelo, comían descaradamente alimentos robados que sacaban de misteriosos escondrijos de entre sus ropas e incluso le respondían a gritos a la telepantalla cuando ésta intentaba restablecer el orden. Por otra parte, algunos de ellos parecían hallarse en buenas relaciones con los guardias, los llamaban con apodos y trataban de sacarles cigarrillos. También los guardias trataban a los criminales ordinarios con cierta tolerancia, aunque, naturalmente, tenían que manejarlos con rudeza. Se hablaba mucho allí de los campos de trabajos forzados adonde los presos esperaban ser enviados. Por lo visto, se estaba bien en los campos siempre que se tuvieran ciertos apoyos y se conociera el tejemaneje. Había allí soborno, favoritismo e inmoralidades de toda clase, abundaba la homosexualidad y la prostitución e incluso se fabricaba clandestinamente alcohol destilándolo de las patatas. Los cargos de confianza sólo se los daban a los criminales propiamente dichos, sobre todo a los gansters y a los asesinos de toda clase, que constituían una especie de aristocracia. En los campos de trabajos forzados, todas las tareas sucias y viles eran realizadas por los presos políticos.”[8]

A partir de este punto, nos alejamos de la visión penitenciaria soviética y nos acercamos a una profética realidad sobre el sistema carcelario venezolano; se nos describe prisiones donde parece reinar la anarquía, pero a su vez existe un orden regido por una “especie de aristocracia” que sin duda alguna nos recuerda a los famosos pranes que, Luidig Ochoa, plasma en su trabajo de animación “Cárcel o infierno” basándose en su estadía en el centro penitenciario de Tocorón[9]. Así mismo las mafias que imperan en estos espacios, el narcotráfico y el crimen organizado son paralelismos a los que no se puede escapar al leer la obra de Orwell y analizar el tema de las cárceles venezolanas.

Otro aspecto, es sin duda el de los presos políticos y las torturas; aspectos que deben ser tratados por separado, pero que convergen en una misma matriz. En primer lugar, si bien, el gobierno venezolano ha empleado la corrupción de los poderes legislativos para encarcelar a cualquier dirigente opuesto al régimen, quizás no hayan llegado a los extremos de Stalin creando juicios-espectáculo donde los acusados se inculpen de crímenes no cometidos, sin embargo, es claro que existe un sesgo a la hora de enjuiciar a dichos líderes; casos como el de Leopoldo López, Daniel Ceballos, o incluso más antiguos como el de Iván Simonovis, sirven para ejemplificar este aparte.

 

10295016_1429802257270542_5570904668791041054_o

Imagen 6. Interior de la cárcel “Vista Hermosa” de Bolívar, Venezuela (2013) por Sebastian Liste.

10273372_1429802417270526_8701714796969518096_o

Imagen 7. El líder de la oposición venezolana, Leopoldo López, se entrega a la Guardia Nacional Bolivariana, Caracas – Venezuela (2014) por Jorge Silva.

Por otro lado, el tema de las torturas parece más reciente a raíz de las manifestaciones en Venezuela que tuvieron origen el 12 de febrero de 2014. Miembros de la organización Amnistía Internacional, para el mes de abril del mismo año, ya habrían formalizado 81 casos de violación de derechos humanos, donde la tortura, figura como uno de los principales mecanismos empleado por los cuerpos de seguridad (tanto Guardia Nacional Bolivariana como Policía Nacional Bolivariana)[10] con la finalidad de intimidar a los manifestantes y obligarlos a cesar las protestas.

Los efectivos de seguridad también juegan un papel fundamental en la obra de Orwell, la conocida Policía del Pensamiento sería el brazo represor del Ingsoc para mantener a raya a quienes si quiera pensaran contrariar los dictámenes del Gran Hermano. Winston Smith narrará la brutal manera de proceder de los efectivos de aquella policía a servicio del gran partido:

“Recordaba, en cambio, que en todo momento había en torno suyo cinco o seis individuos con uniformes negros. A veces emplearon los puños, otras las porras, también varas de acero y, por supuesto, las botas. Sabía que había rodado varias veces por el suelo con el impudor de un animal retorciéndose en un inútil esfuerzo por evitar los golpes, pero con aquellos movimientos sólo conseguía que le propinaran más patadas en las costillas, en el vientre, en los codos, en las espinillas, en los testículos y en la base de la columna vertebral. A veces gritaba pidiendo misericordia incluso antes de que empezaran a pegarle y bastaba con que un puño hiciera el movimiento de retroceso precursor del golpe para que confesara todos los delitos, verdaderos o imaginarios, de que le acusaban.” [11]

Más allá del uniforme negro – el cual nos recuerda a la SS alemana (Schutzstafell) e inclusive a los “camisas negras” italianas de Mussolini – la manera de proceder de estos cuerpos policiales es similar al de la Policía Nacional Bolivariana en Venezuela durante las diversas manifestaciones de 2014, donde la represión y la brutalidad han pasado por encima de cualquier tipo de civismo.

 

10336651_1429801747270593_6200062803387313323_n

Imagen 8. Desfile de los “camisas negras” por las calles de Cremona, Italia (1936) por Ernesto Fazioli.

1621712_1429802060603895_2919319068222563466_n

Imagen 9. Manifestantes opositores se enfrentan a miembros de la Policía Nacional Bolivariana, Caracas – Venezuela (2014) por Santi Donaire.

Orwell finalmente nos describe las consecuencias de caer en manos de la terrible Policía del Pensamiento, no sólo en lo psicológico, sino en lo más evidente, lo físico; evocando casi a la perfección, la imagen de los prisioneros judíos en los campos de concentración Nazi al detallarnos el aspecto de Winston Smith, tras varios días de tortura.

 

10308356_1429801993937235_5495149854105232684_n

Imagen 10. Prisionero de un campo de concentración Nazi (1939) por Roger Violet.

El Ministerio de la Verdad, por otra parte, además de ser el lugar desde donde nuestro protagonista ubica su perspectiva sobre el partido, es el órgano que se encarga de manipular a toda costa, la información, para que ésta siempre esté en consonancia con lo que el Gran Hermano haya decretado.

Múltiples escenas nos relatará Winston Smith, quien a diario es partícipe de las mentiras que el Ingsoc difunde. El partido conocía el poder de la información, y se regía por un pensamiento claro: “El que controla el pasado —decía el slogan del Partido—, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado.”[12]

De este modo se llevaban a cabo una serie sistemática de alteraciones de la realidad, borrando todo vestigio del pasado que no se correspondiera con la actualidad del partido y manipulando la información a favor de los dictámenes del Ingsoc. Las personas que eran “vaporizadas” (término sutil para referirse al exterminio) simplemente desaparecían de cualquier registro, cualquier noticia o fotografía.

Esta práctica la llevaron a cabo varios líderes totalitarios, Stalin nuevamente sale a relucir y aunque la práctica ya era común entre los mismos fascistas, el dictador soviético se aprovechó de los trucajes fotográficos para “vaporizar” a otras personas.

 

1900396_1429802217270546_1193281406000097921_o

Imagen 11. Trucaje fotográfico de hombre ejecutado en la dictadura estalinista.

10258851_1429802207270547_8708000393510103341_o

Imagen 12. Mao Zedong decidió que su antiguo amigo Po Ku fuera retirado de la fotografía al molestarse por los errores que había cometido cuando el Ejército Rojo intentó derrotar la Quinta Campaña de Cerco (1936).

Pero el Ministerio de la Verdad, no sólo modificaba información, iba más lejos, modificaba la historia y el pasado:

“Y si todos los demás aceptaban la mentira que impuso el Partido, si todos los testimonios decían lo mismo, entonces la mentira pasaba a la Historia y se convertía en verdad. «El que controla el pasado —decía el slogan del Partido—, controla también el futuro. El que controla el presente, controla el pasado.» Y, sin embargo, el pasado, alterable por su misma naturaleza, nunca había sido alterado. Todo lo que ahora era verdad, había sido verdad eternamente y lo seguiría siendo. Era muy sencillo. Lo único que se necesitaba era una interminable serie de victorias que cada persona debía lograr sobre su propia memoria. A esto le llamaban «control de la realidad». Pero en neolengua había una palabra especial para ello: doblepensar.”[13]

Evidentemente, la alteración del pasado estaba apoyada a una especie de catarsis a la cual le llamaban “doblepensar”, se trata de un proceso autoinducido en el cual el individuo hace caso omiso a las contradicciones del discurso y toma por verdad cualquier argumento por descabellado, incoherente y anacrónico que parezca.

El “doblepensar” de hecho, es un mecanismo muy frecuente en Venezuela. Al ver los documentos audiovisuales donde un recién elegido Chávez en 1998 declara no ser socialista, respetar la propiedad privada y los medios de comunicación, en contraste con el mismo Chávez pero después de 2002, intentando modificar la constitución (nuevamente) para instaurar el “socialismo del siglo XXI”, expropiar la propiedad privada y mantener en constante amenaza la libertad de prensa; no nos deja otra conclusión que pensar que, efectivamente, durante 15 años Venezuela se ha regido por el “doblepensar” orwelliano.

Andoni Abedul (2014), sostiene sobre el “doblepensar” en la política venezolana que:

“Esto se puede ver claramente cuando llaman a los opositores golpistas, pero el gobierno celebra el 4 de Febrero, una fecha en la que el ex-presidente HRCF con un grupo de militares hizo su primer intento de golpe de estado contra el presidente de aquel entonces, Carlos Andrés Pérez. O cuando declaran una guerra económica contra la burguesía pero hacen una devaluación de casi al 100% reduciendo el poder de adquisición de la gente que compra productos en un mercado venezolano en el que prácticamente todo se importa del exterior.”[14]

Si nos vamos a casos más recientes, el presidente Nicolás Maduro, también ejerce el “doblepensar”, un ejemplo de ello es cuando éste declara que no habrá devaluación del Bolívar (la moneda venezolana) y en menos de un año de gobierno, la moneda fue devaluada tres veces. “Doblepensar” no es sólo contradecirse, sino aceptar estas contradicciones.

El “doblepensar” era una frase extraída de la “neolengua”, un vocablo que el Ministerio de la Verdad se encargaba de crear para controlar a través de la degeneración del lenguaje, el pensamiento de la población. Básicamente consistía en reducir el lenguaje a términos completamente básicos que no permitieran la construcción de pensamientos abstractos y profundos, esto buscaba evitar pensamientos de rebelión por parte de los habitantes de Oceanía.

En Venezuela lamentablemente no hizo falta la “neolengua”, pues durante años, el pueblo ha aceptado las contradicciones, que van de lo sutil a lo más evidente. Aceptar el “país de las maravillas” que nos recrean algunos medios de comunicación oficiales (del Estado) como Venezolana de Televisión, constituye un acto de “doblepensar”.

Saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas; emplear la lógica contra la lógica, repudiar la moralidad mientras se recurre a ella (…) esta era la más refinada sutileza del sistema: inducir conscientemente a la inconsciencia, y luego hacerse inconsciente para no reconocer que se había realizado un acto de autosugestión. Incluso comprender la palabra doblepensar implicaba el uso del doblepensar.”[15]

Sin duda, al lograr alterar el pasado e instaurar el “doblepensar” el partido estaba garantizándose el poder absoluto sobre toda la población, ya que, en palabras Jean-Claude Michéa: “el sentido del pasado, y por tanto, la capacidad de recordar y añorar, constituyen condiciones totalmente indispensables en cualquier empresa revolucionaria que no se resigne a ser una variante inédita de los errores ya cometidos.”[16].

Otras de las funciones del Ministerio de la Verdad consistía en crear los productos de entretenimiento para las masas denominadas “proles”, dichos productos no contenían algún mensaje intelectual o reflexivo, por el contrario era entretenimiento vacío que servía para mantener cauta a la masa (“pan y circo para el pueblo”).

El Ministerio de Paz, consecuentemente, es el organismo que cumple las funciones de guerra del Estado. A pesar de que en Venezuela, el ministerio designado para estas funciones sea el Ministerio de Defensa, existe otro ministerio venezolano que incluye la palabra “paz” en su nombre, se trata del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz.

En el contexto de la apocalíptica Oceanía, el Ministerio de la Paz cumple con la importante función de mantener eternamente una guerra contra alguno de otros dos bloques estatales que rigen el mundo; para ello, vivirán en una eterna disputa por un espacio neutral que comprende todo el lado norte del continente africano, Medio Oriente y Asia menor.

Durante la guerra, es habitual que cada cierto tiempo Oceanía intercambie alianzas, pasando de estar en guerra con alguna de las dos potencias para, posteriormente, ser aliada de ésta y unirse en contra de la otra restante. Orwell hace uso de su sentido del humor en esta cualidad de Oceanía, se trata de una burla del escritor inglés sobre el cambio de alianzas realizado por la URSS durante la Segunda Guerra Mundial, siendo primeramente aliada del Bloque del Eje, para finalmente unirse al Bloque de los países Aliados; cambio que en definitiva definió el fin de la guerra.

Por otro lado, el detalle de una guerra eterna sería quizás otra de las profecías orwellianas, pues desde su nacimiento en 1922, hasta su caída en 1991, la Unión Soviética se mantuvo en estado de guerra, pasando de la Segunda Guerra Mundial a la Guerra Fría. Pero existe una justificación más profunda en el acto de la guerra que el mero hecho de anexarse vastos espacios de tierra o implantar una ideología sobre otra:

“La guerra es una manera de pulverizar o de hundir en el fondo del mar los materiales que en la paz constante podrían emplearse para que las masas gozaran de excesiva comodidad y, con ello, se hicieran a la larga demasiado inteligentes (…) En principio, el esfuerzo de guerra se planea para consumir todo lo que sobre después de haber cubierto unas mínimas necesidades de la población. Este mínimo se calcula siempre en mucho menos de lo necesario, de manera que hay una escasez crónica de casi todos los artículos necesarios para la vida, lo cual se considera como una ventaja. Constituye una táctica deliberada mantener incluso a los grupos favorecidos al borde de la escasez, porque un estado general de escasez aumenta la importancia de los pequeños privilegios y hace que la distinción entre un grupo y otro resulte más evidente (…) La atmósfera social es la de una ciudad sitiada, donde la posesión de un trozo de carne de caballo establece la diferencia entre la riqueza y la pobreza. Y, al mismo tiempo, la idea de que se está en guerra, y por tanto en peligro, hace que la entrega de todo el poder a una reducida casta parezca la condición natural e inevitable para sobrevivir.”[17]

La guerra es la herramienta que utiliza el partido como fachada para justificar la escases, exactamente la misma fachada empleada por el presidente, Nicolás Maduro, al enunciar una supuesta “guerra económica” como la responsable del desabastecimiento en Venezuela. Dicha fachada sirve para marcar aún más las diferencias de clases y – en el caso de Venezuela – alimentar la discordia entre pobres, clase media y ricos.

El fragmento citado, sin embargo, contempla un acto de sumisión por parte del pueblo hacia los líderes de la nación, a quienes se les otorga todo el poder como condición natural para la supervivencia del pueblo; es precisamente en este punto donde ha fallado la estrategia del gobierno venezolano encabezado por Maduro, pues al no haber sumisión, se desata la rebelión, que es precisamente lo que ha estado aconteciendo en el país a partir de las manifestaciones de febrero de 2014.

Por otra parte, Andoni Abedul observa que:

“En Diciembre del año pasado el índice de escasez se ubicó en 22,2% según el Banco Central de Venezuela, pero esto claramente se ve en la calle cuando hay que hacer enormes filas para comprar productos básicos como Harina Pan, aceite o azúcar. Entonces sucede lo de la cita ¿Quién no ha visto a alguien feliz por haber conseguido Harina Pan? Cuando claramente no debes estar feliz, debes estar apenado porque algo tan básico no se consiga, pero todo es psicología social.” [18]

10246741_1429801947270573_6396511328970006109_n

Imagen 13. Panorámica de Gran Abasto Bicentenario desabastecido, Caracas – Venezuela (2014) por Rodrigo Picón.

Es de este modo como llegamos al último ministerio, el Ministerio de la Abundancia, el cual tiene una estrecha relación con el Ministerio de Paz, pues mientras una sirve de fachada para justificar la escasez, este organismo se encarga de racionar los productos a la población.

La palabra racionamiento se nos ha hecho ya muy familiar en el contexto venezolano, y es que Orwell parece haber dado con la fórmula de las prácticas totalitarias – haciendo honor al humor venezolano, una famosa página de comedias publicó un artículo cuyo titular reza “Maduro confundió el «Plan de la Patria» con copia de «1984» de Orwell”[19] – hasta ahora, la mayoría de los procesos que relata el escritor inglés han sido llevados parcial o totalmente durante los 15 años de la Quinta República Venezolana; inclusive, recientemente Maduro, ha puesto en práctica el uso de una tarjeta de racionamiento, lo que deja mucho a la reflexión sobre el tenebroso camino por el que transita nuestro país.

10325676_1429802263937208_2548790012692698833_n

Imagen 14. Racionamiento en Venezuela (2013).

A pesar de todas estas sorprendentes similitudes, Orwell nos tiene más sorpresas que mostrar. En el siguiente post, continuaremos desmontando la obra “1984” y su relación con la Venezuela contemporánea.

 

Referencias Bibliográficas

 

[1] Para la fecha en que se publicó el libro de 1984, apenas Mao Zedong asumía la presidencia de China (1949), quizás Orwell se había dado cuenta con anterioridad de los intereses de líder chino sobre el poder y el posterior culto a su imagen.

[2] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 4.

[3] Ale Román. Minorías. “Análisis de la sociedad del libro «1984»” http://minoriamundial.blogspot.com/2008/08/anlisis-de-la-sociedad-del-libro-1984.html

[4] Andoni J. Abedul. Des-Venezuela. “El libreto de Venezuela en «1984» de George Orwell”. https://medium.com/des-venezuela/13d27af5bcfe

[5] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 4.

[6] Ob. cit. p 137.

[7] ProDavinci. “Persecuciones políticas: La Gran Purga y los Juicios de Moscú” http://prodavinci.com/2013/04/22/perspectivas/historia-ideas/persecuciones-politicas-la-gran-purga-y-los-juicios-de-moscu/

[8] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. pp 129-130.

[9] Últimas Noticias. “Cárcel o infierno”. Entrevista a Luidig Ochoa. En http://youtu.be/lwBZsUFqTwo

[10] Nuevo diario web. “Denuncian 81 casos de tortura en Venezuela” http://www.nuevodiarioweb.com.ar/nota/mundo/518504/denuncian-81-casos-torturas-venezuela.html

[11] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 137.

[12] Ob. cit. p 22.

[13] Idem

[14] Andoni J. Abedul. Des-Venezuela. “El libreto de Venezuela en «1984» de George Orwell”. https://medium.com/des-venezuela/13d27af5bcfe

[15] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 22.

[16] Jean-Claude Michéa. Biblioweb. “Rebelión y conservadurismo. Las lecciones de «1984»” http://biblioweb.sindominio.net/pensamiento/orwell.html#note1

[17] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. pp 109 – 120.

[18] Andoni J. Abedul. Des-Venezuela. “El libreto de Venezuela en «1984» de George Orwell”. https://medium.com/des-venezuela/13d27af5bcfe

[19] El Chigüire Bipolar. “Maduro confundió el «Plan de la Patria» con copia de «1984» de Orwell”. http://www.elchiguirebipolar.net/11-09-2013/maduro-confundio-plan-de-la-patria-con-copia-de-1984-de-orwell/

Medio siglo después de “1984” (Parte II)

Autor: Anthon Keenan

Orwell y su legado

Merdio siglo despues de 1984 Pt2

 

Nacido en 1903 en las tierras del Raj Británico – territorio de la actual India – George Orwell creció en el contexto de la modernidad. El principio de siglo XX, fue la antesala del nuevo orden mundial, teorías sociales pululaban en diversas naciones, reinos e imperios consecuencia de las ideas de la Ilustración y el Romanticismo. Pensadores de la talla de Hegel, Bakunin, Marx, Weber y Durkheim, entre muchos otros, formularían las bases de las nuevas sociedades.

Culminaba la Primera Guerra Mundial, Orwell había terminado exitosamente sus estudios en el Eton College de Inglaterra y estaba pasando una temporada como parte del cuerpo de policía imperial en Birmania, experiencia que infundió en él un fuerte sentimiento antiimperialista, dejando entrever sus tempranas posturas políticas en textos como Los días de Birmania, Un ahorcamiento y Disparando a un elefante. Regresa a Inglaterra en 1928 y meses después viaja a París, donde forjaría su carrera en el campo de las letras.

Quizás la influencia de las políticas británicas hayan tenido una importancia mucho más notoria en Orwell que la misma Guerra Mundial, sin embargo, esto cambiaría muy pronto con las nuevas revueltas sociales que se gestaban en el mundo. Tres ideologías serían esenciales en este contexto: el fascismo, el capitalismo y el socialismo.

El antiimperialismo de Orwell pronto se convertiría en un socialismo incipiente, reforzado por sus trabajos periodísticos y reflexiones que se evidencian en El camino de Wigan Pier, obra donde relata  las condiciones de vida del sector obrero en el norte de Inglaterra de cara a la industrialización. En este trabajo Orwell se permite plantear sus ideas sobre los sistemas sociales, demostrando ser un partidario de la vertiente democrática del socialismo.

Posteriormente, los afectos ideológicos de Orwell se convertirían en militancia; se une al Partido Laborista Independiente (Independent Labour Party) de Inglaterra, y rápidamente se alista junto al bando republicano en la Guerra Civil Española luchando de la mano con los miembros del Partido Obrero de Unificación Marxista (PUOM). Sus vivencias durante 1936 y 1937 serán reflejadas en su obra Homenaje a Cataluña. Lo importante de esta etapa de la vida de Orwell consiste en la nueva visión sobre la estructura socialista, donde logra identificar ciertos vicios y diversas vertientes contrapuestas de un mismo sistema ideológico.

Orwell opinaba que si bien se necesitaba un cambio radical en las sociedades occidentales, y por tanto en los países capitalistas, el estalinismo representaba una amenaza a los principios que lo sustentaban.[1] Esta reflexión nace como consecuencia de las riñas entre el estado republicano estalinista contra los sectores anarquistas, marxistas y trotskistas de Barcelona y Cataluña, lo que desencadenó una persecución por parte del gobierno de Juan Negrín a los miembros del PUOM, la Confederación Nacional de Trabajo, las Juventudes Libertarias y la Sección Leninista-Bolchevique de España. Ante las tensiones dentro del bando republicano español, Orwell se ve obligado a huir de España.

Para el período que abarca la Segunda Guerra Mundial, el escritor inglés sigue de cerca los acontecimientos del conflicto bélico. Una versión muy nihilista de Orwell se hace presente en la obra Diario de Guerra 1940 – 1942, donde el cronista nos revela la tensión existente en un Londres al borde de la demencia, aterrorizada con las amenazas de una invasión Nazi y la Segunda Guerra Mundial. Parte del sentimiento pesimista de esta obra, se basa en la experiencia vivida durante la Guerra Civil en España.

A estas alturas George Orwell tenía una posición política muy compleja; por un lado era un fiel partidario del socialismo, creía en la justicia social como un proceso necesario para la humanidad, sin embargo, rechazaba al comunismo estalinista el cual veía como un proceso totalitario similar al nacionalsocialismo alemán; así mismo, rechazaba la ideología fascista, pero también la doctrina imperial y capitalista; apoyaba además al anarquismo pero en palabras de Jean-Claude Michéa (1995): “Orwell era simplemente un demócrata radical, y por tanto, partidario de un estado de derecho, capaz de asumir sus funciones «con la mayor eficacia y el mínimo de obstáculos posibles»[2]’”[3].

Eugenio Sánchez (2007), profesor de filosofía, afirma en su blog que: “en todo momento Orwell lee la Segunda Guerra Mundial en clave marxista: es la lucha del capitalismo por hacerse con el mundo. Nacionalsocialismo alemán y democracia norteamericana son simples títeres del mismo sistema.”[4]. Sánchez agrega que Orwell confiaba en la destrucción mutua tanto de fascistas como de capitalistas, para dar rienda suelta a un sistema dominado por la clase trabajadora.

Esta vertiginosa impresión del contexto político, los totalitarismos, la incompetencia del estado ingles y su canciller Winston Churchill, la influencia del capitalismo, el régimen estalinista, la siniestra campaña Nazi dispuesta a conquistar Europa, la publicidad y la propaganda, serían el coctel que Orwell mezclaría en su última obra: 1984.

La obra publicada en 1949, es un relato sobre las vivencias del personaje, Winston Smith, en la futurista Franja Aérea 1 antiguamente conocida como Londres. El mundo distópico que nos presenta Orwell, nos muestra un nuevo orden mundial, donde se reconocen tres grandes súper-naciones: Oceanía, Eurasia y Asia Oriental.

La historia se centra en la nación de Oceanía, donde un sistema de gobierno totalitario lleva las riendas del país, de la mano de una figura totémica denominada, el Gran Hermano. Las libertades de pensamiento, comunicación e interrelación estaban completamente abolidas, especialmente para los funcionarios del partido.

Winston Smith, miembro del Ministerio de la Verdad, es la figura a través de la cual presenciaremos cómo la maquinaria de un Estado totalitario es capaz de ejecutar los más siniestros planes con el único objetivo de mantenerse en el poder. Durante la travesía, Smith conocerá a una sensual joven llamada Julia, con quien sostendrá un furtivo romance a fin de evitar el castigo impuesto por el partido.

Las pretensiones de libertad, el libre pensamiento y la compenetración con el otro; serán los detonantes de una batalla interna que se formulará nuestro personaje, quien tendrá que tomar decisiones importantes considerando sus consecuencias y aceptando su destino. Un fragmento de la obra plasma a la perfección el mencionado conflicto:

“A Winston le parecía estar recorriendo las selvas submarinas, perdido en un mundo monstruoso cuyo monstruo era él mismo. Estaba sólo. El pasado había muerto, el futuro era inimaginable. ¿Qué certidumbre podía tener él de que ni un solo ser humano estaba de su parte? Y ¿Cómo iba a saber si el dominio del Partido no duraría siempre?”[5]

En esencia, esta obra mantiene el espíritu de la literatura del Romanticismo, claramente adoptada por el movimiento de Vanguardia de mediados del siglo XX. Es muy notorio el esquema del héroe romántico cuyo villano es él mismo y que se enfrenta con escenarios lúgubres, casi apocalípticos. Sin duda 1984 plasma la esencia de una generación marcada por las Guerras Mundiales, pero la influencia de este evento en la obra de Orwell va más allá.

En el próximo post, se procederá a analizar la obra, 1984, por medio de un criterio holístico donde descompondremos el relato metafórico en varios aspectos de interés que nos ayudaran a comprender, una vez leída la obra, los paralelismos entre el universo planteado por Orwell, el contexto original en el cual se elaboró la novela y la Quinta República Venezolana. Para ello, nos serviremos de las herramientas y testimonios que nos ofrece la literatura y la fotografía.

 

Referencias Bibliográficas

 

[1] M. H. Abrahams. “George Orwell (1903 – 1950)”. The Norton Anthology of English Literature. Nueva York. W.W. Norton & Company Inc. Volumen 2, 7ª edición, 2000, p. 2456.

[2] B. Crick citado por Jean-Claude Michéa. Orwell: une vie, 1984, p.432.

[3] Jean-Claude Michéa.Biblioweb. “Rebelión y conservadurismo. Las lecciones de «1984»” http://biblioweb.sindominio.net/pensamiento/orwell.html#note1

[4] Eugenio Sánchez. Aula de Filosofía. “George Orwell: Diario de guerra 1940 – 1942”. http://auladefilosofia.net/2007/04/21/george-orwell-diario-de-guerra-1940-1942/

[5] George Orwell. 1984. Barcelona. Ediciones Destino. 2009. p 17.

Medio siglo después de “1984” (Parte I)

Autor: Anthon Keenan

Sobre el arte y la realidad

Merdio siglo despues de 1984 Pt1

Desde que nacemos estamos propensos a enfrentarnos a decisiones, decisiones que implican mantener una postura frente a algo, algo que tiene un opuesto. La historia de la humanidad nos ha llevado a tener una visión dialéctica (al estilo de Hegel) sobre la vida: bueno y malo, blanco y negro, vida y muerte; y un sinfín de parejas dialécticas que viven en un conflicto infinito forman parte de nuestro pensamiento universal.

El campo de las artes, uno de los más difusos en cuanto a conceptualizaciones concretas, se nutre de esta disyuntiva filosófica hegeliana. Platón ya nos habría mencionado a la mímesis – término de la estética – como elemento definitorio del arte; de este modo, se entiende que la mímesis consiste en la imitación aparente de la idea. El arte era, según Platón, una imitación de un mundo donde las verdades son absolutas, una versión de lo ya construido, una metamorfosis ¿ficción sobre realidad?

Aristóteles nos permitirá entender la conexión entre lo ficticio y lo real por medio de la redefinición de la mímesis: todo lo que es arte es mímesis. Así mismo, la poética se verá justificada por el filósofo griego, de modo que: “… dos causas, y ambas naturales, han concurrido generalmente a formar la poesía. Porque lo primero, el imitar, es connatural al hombre desde niño (…) Lo segundo, todos se complacen de las imitaciones, de lo cual es indicio de lo que pasa en los retratos”[1]. De este modo la poética, comprendida como arte, brota de la naturaleza y transforma la experiencia en algo nuevo, a este producto lo conoceremos con el nombre de obra de arte.

De los filósofos, quizás sea Aristóteles uno de los que mejor haya comprendido el proceso de la creación artística, entendiendo perfectamente el papel vital que se cierne entre la barrera de lo real y lo imaginario. En este sentido, no sólo nos aproxima a estas ideas por medio de conceptos como el de mímesis y poética, vale la pena revisar otro concepto clave para comprender la unidad dialéctica que engloba realidad-ficción, se trata en efecto, de la metáfora.

Borges en su libroHistoria de la eternidad, habría señalado que Aristóteles afirma que: “toda metáfora surge de la intuición de una analogía entre cosas disímiles”[2]. Hoy la metáfora es un recurso que nos permite establecer comparaciones entre cosas e ideas, así mismo las artes se han beneficiado de esta – sobre todo las artes discursivas – logrando plasmar conceptos de modo sutil, elaborar ideas abstractas de forma accesible, e incluso ornamentar una obra para realzar sus cualidades estéticas.

¿Podríamos entender entonces al arte como una metáfora de la realidad? Es una interrogante difícil, pues si bien nos ha quedado claro que el arte funda sus bases en la naturaleza y todo lo que ello implica (la realidad inherente al hombre), han existido casos donde la realidad supera a la ficción. De modo que es preciso aclarar que no toda ficción consiste en insertar elementos exagerados, increíbles o imposibles de realizar de acuerdo con las leyes que rigen al universo, la ficción (tal como el arte) consiste en una metamorfosis de la realidad, una traducción, una metáfora.

El arte efectivamente es una metáfora de la realidad. La mejor manera de explicar cómo funciona esta metamorfosis realidad-ficción, consiste en comprender que el arte se funda en base a elementos reales que forman parte de la experiencia del artista, estos elementos serán reordenados para dar como resultado algo diferente a lo real, una obra artificial (arte).

José María Guelbenzu (2002) dirá:

… la ficción es superior a la realidad, pero no creo que sea más poderosa que ella. Me explicaré: si hay una fuerza vital en este mundo, ésa es la vida. La realidad es algo así como la constatación de la vida. La ficción es un producto vicario de la realidad: se limita a observarla y formular variantes que, de un modo u otro, imitan a la vida. En todo caso, queda claro que la ficción sin la realidad no es nada.[3]

La ficción nos otorga un elemento que la realidad no nos concede: la mutabilidad de los hechos, el poder cambiar las cosas, alterar el tiempo y todo un abanico de posibilidades. El artista juega entonces el papel de dios (en su concepción mesiánica), altera todo a su antojo, es omnipotente y omnipresente.

De elegir una de las expresiones del arte que concentra el mayor poder de la metáfora, la literatura se erigiría como la vencedora. El teatro y el cine no se quedarían atrás, pero es claro que la influencia de la literatura en estas dos últimas fue la que les dotó de su carácter narrativo y, consecuentemente, metafórico.

Por otra parte, las artes recorribles, las cuales apreciamos en una atmósfera catártica deslizando nuestra mirada de un lado a otro, también son influidas por el juego de la realidad y la ficción. Quizás la más fiel a la realidad sea la fotografía, tomemos en cuenta que la pintura, la escultura y la arquitectura tienen un carácter más maleable, pero la fotografía, se aproxima con mayor exactitud a lo real; de hecho, esta característica hizo durante años que se cuestionara las cualidades artísticas de esta expresión.

La fotografía, en el contexto de su génesis, fue tomada por pintores y escritores (generalmente) como una mera reproducción mecánica de la realidad, un simple instrumento quizás más allegado a la ciencia que a las artes. Se basaron en la supuesta ausencia de subjetividad que había en una imagen producida por una máquina. Sin embargo, tiempo después esta postura fue desmontada, el escritor Octavio Paz dirá: “en la foto, se conjugan subjetividad y objetividad: el mundo tal cual lo vemos pero, asimismo, visto desde un ángulo inesperado o en un momento inesperado.”[4]

Efectivamente la fotografía a pesar de su proximidad a lo real, está inmersa de la subjetividad del fotógrafo, quien discrimina lo que paraliza en el tiempo y espacio del encuadre, decide desde dónde ver un acontecimiento y cuándo es el momento preciso para fotografiarlo. La fotografía también es metáfora.

Susan Sontag (1975) en su ensayo, Sobre la fotografía, afirma:

Una fotografía no es el mero resultado del encuentro entre un acontecimiento y un fotógrafo; hacer imágenes es un acontecimiento en sí mismo (…) Una vez terminado el acontecimiento, la fotografía aun existirá, confiriéndole una suerte de inmortalidad (e importancia) de la que jamás habría gozado de otra manera. Mientras personas reales están por ahí matándose entre sí o matando a otras personas reales, el fotógrafo permanece detrás de la cámara para crear un diminuto fragmento de otro mundo: el mundo de imágenes que procura sobrevivir a todos.[5]

Sontag nos permite entender que la fotografía es también ficción en la medida en que convierte lo real en algo inmortal, cuando desprende de las manos del tiempo a lo natural, cuando hace que una acción se mantenga congelada para siempre. “Hacer fotografía es participar de la mortalidad, vulnerabilidad, mutabilidad de otra persona o cosa. Precisamente porque seccionan un momento y lo congelan, todas las fotografías atestiguan la despiadada disolución del tiempo” (Sontag, 1975)[6].

Literatura y fotografía parecen polos opuestos en el círculo de las bellas artes. La primera es narrativa, se mueve a través del tiempo, da mayores posibilidades a la inventiva, a la ficción. La segunda es contemplativa, paraliza las acciones, da un referente más exacto de la realidad. ¿Cómo estas dos artes tan distintas terminan siendo aliadas en la construcción de metáforas?

Ambas funcionan bajo el mismo principio, reordenar el mundo de las experiencias basado en naturaleza. Por otra parte, no podemos desligar el importante carácter comunicativo que engloba tanto la literatura como la fotografía. Es posible que el primer elemento en unir a la fotografía con la literatura haya sido la prensa, y es perfectamente comprensible, pues la literatura encontraba un refuerzo por medio de la fotografía para transmitir informaciones.

Con el auge de la imagen sobre la palabra – producto de la comunicación masiva – luego la literatura pasó a darle sentido a la fotografía. De este modo la industria de la comunicación e información, unió a estas dos expresiones del arte en un equipo poderoso al servicio de la difusión de mensajes (luego la publicidad y la propaganda se aprovecharían de este descubrimiento).

Volvamos al tema de la realidad y la ficción. Ahora conocemos la importancia que tienen la fotografía y la literatura, no sólo en las artes, sino como documento testimonial de la cultura humana, en la comunicación y posiblemente en la mayoría de los aspectos vitales de nuestra especie. Como se ha repetido a lo largo de este ensayo, el arte nace de la imitación a la naturaleza, muchas de las obras de arte nos permiten evidenciar el contexto, la idiosincrasia y la cultura de determinados momentos históricos. Ya en su ensayo Sobre la fotografía, Susan Sontag haría alusión al melancólico París de Atget y Brassai, fotógrafos que dieron vida al París de los escritores, Charles Baudelaire y Henry Miller.

El caso de los artistas parisinos resulta interesante, las obras literarias inspiradas en una corriente romántica orientada a la decadencia y al lado oscuro de las cosas; de la mano a una incipiente fotografía que se haría aliada de las historias que encierran obras como El trópico de Cáncer o Los miserables se convertirían en una combinación de infarto, una esplendida muestra de metáfora hecha arte.

Por supuesto, estos artistas compartían una proximidad de tiempo y espacio, un contexto francés que los englobaba y los hacía parte de la misma generación, pero ¿qué pasa cuando una obra trasciende al tiempo y narra una realidad del futuro? La realidad supera a la ficción – quizás para desgracia de muchos, o para milagro de otros – tal es el caso de la obra 1984, del escritor inglés George Orwell.

 

En la próxima entrega indagaremos sobre la vida de este escritor y la fuente de su inspiración para crear literatura distópica, hasta finalizar su obra maestra: 1984.

 

Referencias Bibliográficas

 

[1] Aristóteles. El Arte Poética. Buenos Aires, 1948, p. 18.

[2] Jorge L. Borges. Historia de la eternidad: “La Metáfora”. Buenos Aires, Viau y Zona, 1936, p. 26.

[3]José María Guelbenzu. “Realidad y Ficción”. http://www.trazegnies.arrakis.es/guelbenzu3.html.

[4] Octavio Paz. Sombras de obras: “Instante y revelación”. Barcelona, Seix Barral, 1996.

[5] Susan Sontag. Sobre la fotografía. México, Alfaguara, 2006.

[6]Ídem.

La ventana de las verdades

Tool-tool-10560823-1600-1280

Autor: Anthon Keenan

De manera multifacética el arte aparece en nuestras vidas, dándole un sentido de pertenencia a las ideas más abstractas de nuestro subconsciente, dotando de sentido a lo ilógico, proporcionándole forma y fundamento a lo desconocido e incluso desfigurando lo conocido, para transformarlo en otra cosa. De aquellas expresiones, “el arte de las musas” es sin duda mi predilecta por excelencia. La música puede ser definida de diversas maneras, sin embargo, las palabras con las miles de imágenes que evocan, quedan cortas para identificar lo que inspiran las musas con su peculiar arte.

muse

Según Rousseau la música consistía en el “Arte de combinar los sonidos de una manera agradable al oído” pero a pesar de ser una definición sencilla y lógica, la música va mas allá; Como músico, comprendo cada una de las notas que son interpretadas por diversos instrumentos, las siento. Para las personas introvertidas, la música puede ser un idioma con el cual expresar lo más profundo de su ser.

musica

Considerando el tiempo en el que vivimos – esto es una referencia a los decadentes tiempos de tecnologías que cada vez nos separan más de nuestras raíces humanas – la música nos pone en contacto con nuestro lado sensible: que mejor ejemplo de ello que un concierto de rock, donde la adrenalina se desata entre los espectadores y los intérpretes de estruendos, que a los cotidianos oídos de sociedades estandarizadas no son más que ruido, pero para ese grupo de incomprendidos, de jóvenes en proceso de metamorfosis, y adultos que eligieron el mundo de los “riff” y batería a todo volumen; ese conjunto de sonidos excitantes son una religión,  que los identifican y los hacen ser.

 

En este orden de importancia se tiene que en toda manifestación artística encontraremos un contexto social y personal. Reflexiones que preocupan al artista, situaciones que lo envuelven y hacen que, como expresó la profesora Kelly Martínez “vomiten algo a lo que posteriormente le den una forma”. Ejemplo de esto, existen millones, pero me gustaría citar a los jóvenes artistas de la agrupación La vida Boheme quienes rápidamente con su creatividad han logrado cierta fama a nivel local (y prometen ir más lejos). Estos músicos componen canciones del genero denominado Indie; sus canciones cargadas de una notable concepción rebelde, expresan las preocupaciones de la juventud caraqueña, protestando ante los males que los castigan; nada más vasta ver el film musical de la canción Radio Capital donde sutilmente hacen una fuerte crítica a la “sociedad de las etiquetas” como he decidido llamarla, esta sociedad que vive de la imagen, que discrimina al prototipo diferente e idealista impuesto por grupos laicos, políticos, élites ayudadas por nuestros queridos mass media.

Otra agrupación – quien será protagonista en el presente ensayo – de origen norteamericano se ha encargado de crear música y recrear situaciones, cargadas  de un fuerte contenido religioso, filosófico e incluso político en algunos casos. Tool se ha convertido en una de las bandas de rock más influyentes durante la gloriosa década de los 90.

Tool-Band-picture

La banda californiana se armó con un equipo explosivo, cuatro artistas de inmensa creatividad en cuanto a las artes plásticas, artes visuales y música. Una vez juntos comenzaron sus primeros trabajos, en donde adoptaron una pseudo-filosofía que denominaron “Lachrymology” en español esto vendría siendo “Lacrimología”.

La lacrimología de Tool consistía en una filosofía basada en la exteriorización del sufrimiento humano, de hecho la palabra lacrimología es una palabra compuesta por: lácrima (latín) que significa lágrima y logia de lógica; definiéndose la lacrimología como la base del pensamiento fundamentado en la lógica que esconden las lagrimas; en el llanto, en  lo que esconde el ser humano y no la capa superficial que enseñamos a diario (nuevamente volvemos a lo que anteriormente explicaba con la música como herramienta para exteriorizar nuestras preocupaciones).

Sin duda, cada miembro de la agrupación juega un papel fundamental en lo que se convertiría el sello personal  de un genero por excelencia: “el metal progresivo”. Claro que este fue el resultado final de una serie de mutaciones que desembocaron en lo que hoy en día conocemos. El grupo estuvo siempre inclinado hacia el género “metal” género ideal para expulsar toda esa filosofía lacrimosa que plantean; en un principio su música se catalogaba dentro de un “heavy metal” que posteriormente fue transformándose en un genero más complejo, con ritmos y secuencias de tiempo características de la música progresiva, finalmente fueron añadiendo sonidos psicodélicos que hacen de la música de Tool una especie de catarsis; que te lleva a otro estadio mental y/o te conexiona con la verdadera intención musical.

Definir la música de Tool es una experiencia, ya que no es sólo música para el  disfrute de un momento; es música que inspira a la reflexión, te hace entrar  en contacto no solo con la música, sino también con tu “yo interno” y a la vez con tu alrededor. La música de esta agrupación te transporta; es como yo lo definí la primera vez que la escuché “droga para los oídos”.

Pero Tool no es sólo música; la lírica que interpreta Maynard James Keenan (voz de la agrupación) contiene esa rebeldía que ya antes ejemplificaba con La vida Boheme, aunque a diferencia de los últimos; los argumentos de Tool constan de una cierta madurez y de un alto nivel comunicativo puesto que logra persuadir a sus oyentes. La protesta en ambas agrupaciones está presente, sin embargo, la manera en que se plantea identifica las intenciones de cada banda.

Omar Calabrese nos indica que “un juicio estético se acompaña casi siempre por un juicio ético o pasional o morfológico y viceversa”, por su parte, la ideología de Tool deriva de una fuerte crítica religiosa y si se quiere, su aspecto espiritual nace de dicha contraposición a instituciones laicas, principalmente la católica; pero, por otro lado, el aspecto espiritual de sus letras traen como consecuencia un estado de reflexión, es allí donde entra el papel de la crítica social, y evidentemente la política está implícita dentro de las consideraciones a señalar (de hecho, la política-mediática de estos tiempos tiene mucha tela para cortar en términos de crítica).

eyes_tool_wallpaper-HD

Si bien, he hablado de los aspectos musicales y líricos a los que Sócrates definiría por “poéticos”; las artes visuales y plásticas constituyen otros de los aspectos más llamativos de la banda ya que complementan esa música contundente, armónica y rítmica; su lirica lacrimosa, reflexiva y persuasiva; con imágenes psicodélicas, atractivas, hipnotizantes que complementan el llamado “art rock” propuesto por Tool, el cual deriva del legado de antiguas agrupaciones que comenzaron a hacer arte con el rock, como: Pink Floyd, The Who, Iron Maiden, The Beatles, Rolling Stones y cantantes como: John Lennon, Bob Dylan, Freddy Mercury junto a la inigualable Queen entre otros.

Es en el campo de lo visual, lo tangible y mimético donde entra un personaje singular en lo que llamamos el “art rock de Tool; el guitarrista Adam Jones. Este artista estadounidense – que por razones del destino, terminó en esta agrupación, siendo la mente creativa de la misma – venia de trabajar en el campo de las artes plásticas, siendo maquillista, y preparador de efectos especiales para filmes del séptimo arte. Sus estudios musicales comenzaron con el violín, que posteriormente cambiaria por el bajo para finalmente armarse con una guitarra que, de manera autodidacta, logró dominar rápidamente.

Su trabajo en Tool es muy notorio, tanto en el trabajo gráfico con el arte del disco de cada uno de los álbumes; como en el trabajo audiovisual el cual se puede apreciar en los videos de los diversos temas tales como: Sober, Stinkfist, Ænima, Schism, Parábola y el trabajo más innovador, el video del tema Vicarious. Cada uno de los clips mencionados a excepción del último, fueron realizados bajo el llamado efecto “Stop Motion” en la cual consiste en darles vida a figuras inanimadas, dotándolas de movimiento. En este sentido, Jones creo a sus propios artistas, puesto que, a pesar de parecer actores maquillados, en ninguno de los videos de Tool hay personas reales; son obras de arte que viven, esculturas humanoides impregnadas de lo que realmente se desea transmitir.

Sin embargo, existe una canción que digitalizó el arte plástico de Jones, hablamos del film de Viacarious, perteneciente al último éxito de la banda y titular en su cuarto álbum de estudio: 10.000 days, fue una de las canciones que marcó la novedad audiovisual de Tool junto a su característico sonido contundente. Fue nominado a los premios Grammy en la categoría de “Mejor interpretación de Hard Rock”.

La canción Vicarious encierra varios aspectos que hacen de esta pieza, algo especial; a pesar de tener el sonido característico al cual ya nos tenía acostumbrados Tool, entra en el género de “metal progresivo” con variaciones en compases de tiempo de 5/4 y 3/4 para los coros y un tiempo de duración de 7:09 minutos.

Las variaciones creadas en esta composición dotan a la canción de un ritmo que le da la contundencia necesaria sin alejarse del tradicional sonido de la banda. En este sentido, se considera el ritmo como: “la frecuencia de un fenómeno periódico de carácter ondulatorio con máximos y mínimos repetidos a intervalos regulares”; son esos máximos y mínimos que le imprimen ese carácter lacrimológico que define a una melodía de Tool, lo que nos indica cuándo la canción llega a su máxima expresión musical, es decir el éxtasis. Por otro lado, también tenemos que el ritmo, según Jean-Jacques Nattiez es la “forma temporal en la que todos los miembros repetidos varían en uno o más de sus atributos”, definición que justifica el carácter progresivo de las canciones de la agrupación norteamericana; dándole a dichas variaciones un carácter único y complejo.

No sólo la variación en los tiempos del conjunto armónico y rítmico son los que definen. La entonación en este campo juega un papel fundamental y casi decisivo en cada una de las piezas maestras, es aquí donde la pronunciación, las prolongaciones de cada fragmento lírico, el uso del grito e interpretaciones agudas o graves determinarán la  forma a ese vómito de palabras con fondo musical.

En el caso particular de Vicarious la guitarra juega con la voz, haciendo una especie de fraseo entre ambas armonías, cuando la guitarra se manifiesta con riff más pesados, cortantes y metálicos, la voz sigue esa línea. En los versos de la canción el bajo reluce más que en otros compases, y la voz se torna tenue, tranquila, pero a la vez transmite cierto tono sarcástico que se relaciona bastante con la letra; mientras en los coros el ritmo cambia a ser más fuerte.

 

Vicarious se convierte en aquel mencionado laberinto de Omar Calabrese en  La era neobarroca, “El laberinto es, por tanto, la forma general de la obra y el nudo es su instrumento, que se sustituye a las encrucijadas monoplanares”, siendo los nudos de esta composición, sus variantes en cuanto al tiempo como al ritmo, entonación, máximos y mínimos.

La letra de Vicarious, por su parte, es una fuerte crítica a los medios masivos, pero específicamente la crítica la hace contra la llamada “ventana de las verdades”, la televisión; de hecho la primera frase de la canción dice “Miro la televisión” a partir de ese momento comienza la fuerte carga moral contra lo que sucede por medio del medio.

Vicarious, es la historia narrada de un televidente – no cualquier televidente, de hecho – quien observa cada una de las aberrantes historias que están de moda transmitir por la pantalla de cristal, se nombran escenas como “asesinada por su marido” o “le disparo su propio hijo”, como podremos notar, escenas fuertes que habitualmente se dramatizan en la pantalla chica  cada vez con más frecuencia.

Tool3

Por otro lado, Keenan interpreta al televidente como un ser que disfruta ver de ese sufrimiento, que “le gusta ver las cosas morir desde una distancia segura” y poco a poco va degenerando a este observador, como un animal que goza y vive de la muerte. Finalmente llega la línea que introduce el aspecto religioso y el titulo de la canción por consiguiente: “Como un vicario, vivo mientras el resto del mundo muere, mucho mejor tú que yo”. Para los conocedores de la trayectoria de Maynard James Keenan, no es un secreto su rechazo total hacia la figura católica, especialmente a la imagen de Jesús, basta con escuchar el sencillo Sober, uno de los primeros éxitos de Tool o Judith canción perteneciente a otro proyecto musical llamado A perfect circle donde Keenan ejerce como vocalista.

cc.7/11.13

La imagen del vicario aparece en esta canción haciendo una clara alusión a Jesucristo, quien todo lo ve sobre la tierra pero no hace nada en lo absoluto por cambiar las situaciones de los llamados “seres humanos”. Es esta la analogía que nos presenta Vicarious, nos comprara a un televidente común alienado a los preceptos del medio masivo con Jesús, constituye una doble crítica que podría ser analizada desde muchos otros puntos de vista.

Así, la imagen de un televidente abducido por la ventana que las falsas verdades, critica al televidente que no reacciona ante la manipulación que se ejerce sobre su mente, pero también critica al político que ve las cosas morir desde una distancia y no se encarga de solucionar los males de su pueblo; critica al sacerdote que ve como tanta gente muere de hambre y sólo divulga una palabra que no llena el estomago de nadie; critica a una masa “humana” que poco a poco pierde su condición de humano, y se convierte en esclava de las disposiciones de la televisión, que deja de reflexionar y permite que otros piensen por ellos.

mar4

“El cine (y su prolongación natural que es la televisión) ha marcado una profunda escisión en el modo de ver la realidad” y es esa escisión la que el film de la canción nos plantea.

Durante este film se nos presenta una especie de creatura humanoide que se encuentra en un ambiente apocalíptico, donde existe un gran eclipse; esto es la representación de humano frente a una realidad que no puede ver, ya que vivimos en un eclipse que nos tapa de la luz, dicho eclipse son los aspectos banales de la vida, en los cuales la televisión ha influido con gran importancia. Posteriormente hace aparición un elemento fundamental dentro de todo buen film, el monstruo, que representa a la realidad, y a lo peligrosa que esta puede llegar a ser;  seguidamente una serie de pantallas de vidrio aparecen frente al humanoide quien queda hipnotizado por ellas – nuevamente observamos el elemento alienante representado en esta escena, televidente y televisor – de los ojos de esta creatura salen dos figuras que podríamos interpretar como una prolongación de la vista, que intenta huir de la amenaza televisiva y va en busca de la verdad atravesando aquel eclipse de trivialidades. Finalmente nuestro ser humanoide logra dar con la reflexión que lo libera de las ataduras de la manipulación teledirigida.

toollaturaluscover

Es entonces como el mensaje de Vicarious nos sugiere romper con esas cadenas alienantes del medio, nos invita a reaccionar ya que como dice Juan Antonio Ramírez “nos encontramos demasiado inmersos en los «acontecimientos icónicos» de los últimos años como para que podamos ver objetivamente sus consecuencias”.

 

Umberto Eco nos da una lista de defectos referente a los mass media de la cual he considerado las más pertinentes para el particular:

 

1)      Los mass media se dirigen a un público heterogéneo y se especifican según “mediadas de gusto”, evitando soluciones originales.

 

2)      Se difunde una “cultura homogénea”, destruyendo así las características culturales propias de cada región.

 

3)      Los grupos masivos se dirigen a un público que no tienen conciencia de sí mismo como grupo social caracterizado.

 

4)      Los mass media, inmersos en un circuito comercial, están sometidos a la “ley de oferta y demanda”, sugieren al publico lo que debe desear.

 

5)      Alientan a una visión pasiva y acrítica del mundo, no promueven al esfuerzo personal para la posesión de una nueva experiencia.

 

6)      Hechos para el entretenimiento y el tiempo libre, son proyectados para captar solo el nivel superficial de nuestra atención.

 

7)      Los mass media tienden a imponer símbolos y mitos de fácil universalidad, con lo cual reducen al mínimo la individualidad, la concreción de nuestras experiencias e imágenes.

 

 

De esta manera, nos planteamos la duda, ¿cómo romper con estos esquemas? ¿Cómo cambiar el rumbo de nuestros medios de masas? A lo cual Ramírez sugiere “eliminar el monolítico control estatal o el supuesto pluralismo de los canales comerciales, dando vía libre a la efectiva libertad de tendencias” pero la libertad de tendencias ¿será lo único necesario?

En lo personal, no se trata no solo de inclusión, va mas allá; se trata de disciplina, educación y conciencia; mientras el ser humano pierda su lado espiritual, no podrá por consiguiente reaccionar ante las adversidades de una élite monopolizadora de conciencias. Por lo tanto, el cultivo de una mente humana, equilibrada aflorará en la conciencia, los preceptos ideales y humanistas para la formación del goce espiritual en relación a nuestro ambiente y de esta manera, y SÓLO de esta manera, el ser humano podrá ser libre, tanto de la pantalla de las falsas verdades; como será libre de cualquier medio represivo que intente manipularlo.

 

vicarious_by_ajgiel-d5a5lxf

 

Miro la televisión
Porque la tragedia me emociona
Sea de cualquier sabor Sucede algo Como:

”Asesinada por su Marido”
”Ahogado en el Océano”
”Su Propio Hijo le Disparó”
”Le puso veneno en su té. 

y de un beso se despidió”
Ese es mi tipo de historia
No tiene gracia hasta que alguien Muere

No me mires como Si yo fuera un monstruo
Miras mal con una cara Pero con la otra
Te quedas mirando absorto como un drogadicto a la TV
Te quedas mirando como un zombie mientras la madre sostiene a su hijo
Viéndolo Morir
Llorando y con las manos al cielo preguntando ¿Por qué, oh Por qué?

Porque necesito ver las cosas morir Desde una distancia
Como un Vicario, Vivo Mientras el Resto del Mundo Muere
Tu también lo necesitas, no mientas

¿Por qué no lo podemos admitir?
¿Por qué no lo podemos admitir?
No pararemos hasta que corra la sangre
Ni los valientes ni los audaces
Escribirán una historia para nosotros
Así que, No pararemos hasta que corra la sangre

Porque necesito ver las cosas morir Desde una Distancia Segura
Como un Vicario, Vivo Mientras el Resto del Mundo Muere
Todos han sentido lo mismo entonces, 
Por qué no podemos admitirlo?

Cae la sangre como lluvia
Repercute en las sepulturas y en la Tierra

Parte Vampiro, Parte Guerrero
Carnívoro y Voyerista
Todavía tiene la transmisión
Sintonizada a la Vibración de la Muerte

La, la, la, la, la, la [ Mentira ]
La, la, la, la, la, la [ Mentira ]
La, la, la, la, la, la [ Mentira ]
La, la, la, la, la, la [ Mentira ]

Completamente crédulos
En Nuestro Deseo de Creer
En Ángeles en los corazones de los hombres
Pero saca de tu cabeza esa neblina hippie
Y Escucha Bien
No Debería Repetirlo Nuevamente

El Universo es Hostil
Tan Impersonal
Devorar Para Sobrevivir
Así es, Así Ha Sido Siempre

Todos Nos Alimentamos de la Tragedia
Es Como La Sangre Para Un Vampiro

Como un Vicario, Vivo Mientras el Resto del Mundo Muere
Mucho Mejor Tú Que Yo

Vicarious-Tool.

tool-1-modern-art

BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

“Adam Jones”. En http://www.toolband.com/identity/index.html Consultado el 20 de noviembre de 2010.

Blair MacKenzie, Blake. «Let Not My Tears Fall Unnoticed: Being the Secret Joys of a Lachrymist». En toolarmy.com. Consultado el 17 de diciembre de 2010.

Calabrese, Omar. La era Neobarroca. Madrid, Cátedra, 1987, 218 p.

 

JONES, Adam. Vicarious. En http://www.youtube.com/watch?v=C6nbNEfUkm4. Consultado el 19 de diciembre de 2010.

“Letra traducida de Tool – Vicarious”. En http://www.songstraducidas.com/letratraduci da-Vicarious_12708.htm. Consultado el 19 de diciembre de 2010.

Ramírez, Juan Antonio. Medios de masas e historia del arte. Madrid, Cátedra, 1988, 317 p.

Rousseau, Jean-Jacques. Diccionario de Música. Madrid, Akal, 2007, 512 p.

“Tool” En http://toolband.com/. Consultado el 20 de noviembre de 2010.

 

“Tool Biography”.  En http://www.allmusic.com/artist/p23076. Consultado el 20 de noviembre de 2010.

Tool. “Vicarious”. En 10.000 Days. Track #1. California, Volcano Entertainments. 2006

 “Vicarious”. En http://es.wikipedia.org/wiki/Vicarious. Consultado el 19 de diciembre de 2010.

 

 

 

Avispas en Venezuela: la infame intervención de Cuba a lo largo de nuestra historia

Autor: Anthon Keenan

¡La planta insolente del Extranjero ha profanado el sagrado suelo de la Patria!

Cipriano Castro (1902)

Venezuela vive una tensa situación. Estudiantes, trabajadores y empresarios se unen en una sola voz que clama justicia, libertad y paz (paz de verdad). Una voz que desea ser escuchada, una voz que atormenta a los oídos del dictador, una voz que tambalea al gobierno títere. El 12 de febrero despertó la rebelión venezolana, se agotó la paciencia del pueblo, lo cual tiene asustado a los accionistas de la Venezuela comunista, en especial a sus principales benefactores, los hermanos Castro.

Una patria vendida es la que hoy los venezolanos intentan recuperar de las garras de Cuba, China, Rusia y algunos gobiernos oportunistas de la América Latina, quienes con su silencio aprueban la masacre llevada a cabo por los mercenarios de la dictadura venezolana (la cual ha cobrado el saldo de 15 muertos). Sin embargo, la cuota de responsabilidad mayor se la lleva el gobierno cubano, quien ha ejercido descaradamente su presencia en suelo patrio, a través de la intervención de las tropas especiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba junto a la Guardia Nacional Bolivariana, la Policía Nacional Bolivariana y los Colectivos Revolucionarios.

Cuba es un país de tradición intervencionista desde la llegada de los Castro. Muy a pesar de mostrar una careta que rechaza este tipo de injerencias, hoy la historia nos ha enseñado que a Cuba sólo le molesta la intervención de otros países cuando se trata de los problemas de Cuba o sus aliados. La ironía reluce cuando la ideología comunista de Cuba señala a las intervenciones de EEUU, sin tomar en cuenta sus propias intromisiones en los asuntos de países como: Argelia (1963: Guerra de las Arenas), República del Congo (1964-65: Acciones bélicas),  Siria (1973-74: Guerra de Yom Kipur), Angola (1975-91: Operación Carlota, Guerra Civil de Angola y Guerra de la Frontera de Sudáfrica), Etiopía (1977-88: Guerra Civil de Etiopía y Guerra del Ogadén) y Nicaragua (1979-90: Revolución Sandinista).

1940154_1412575392326562_1559447541_n

Ernesto “Che” Guevara, planificando las tácticas de guerrilla en El Congo.

El escritor cubano, Jorge I. Domínguez, define a Cuba como “un país pequeño con política exterior de país grande”. Las intervenciones de la isla anteriormente nombradas son un ejemplo de esta afirmación.  Domínguez, en su libro La política exterior de Cuba (1962 – 2009), hace un interesante análisis del país caribeño, señalando enfáticamente que si bien Estados Unidos, durante los años 60 aplicó una condenable política de terrorismo de Estado hacia Cuba, donde el intento de magnicidio a Fidel Castro, la destrucción de instalaciones no militares y la invasión a la isla (Invasión de Bahía de Cochinos – 1961) fueron los principales eventos que causaron el repudio por parte del gobierno castrista; el gobierno de Cuba también promovió una política exterior inmoral, apoyando a sectores del narcotráfico durante los años 80 en Colombia y tomando parte en los cambios forzosos (Golpes de Estado, guerrilla o defensa de gobierno según el caso) de las políticas gubernamentales en el extranjero.

Si bien, el componente revolucionario de Cuba se vio fortalecido a partir de su alianza con la Unión Soviética; esta sociedad plasmaba una intencionalidad intervencionista por parte del bloque soviético a través de sus influencias con Cuba para dominar el conjunto de los denominados países del “Tercer Mundo” (término que surge en la Guerra Fría para referirse a los países con escaso desarrollo económico y tecnológico, los cuales no estaban alineados a los bloques beligerantes: EEUU y URSS).

Para llevar a cabo este plan de influencia (que en la mayoría de los casos se impuso a través de las armas) el gobierno cubano fundó una de las instituciones de vital importancia en lo que constituye el proceso revolucionario: Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba. Castro convertiría a Cuba en una gran potencia militar, forjando a un ejército numeroso, el cual sería el noveno de los diez ejércitos más grandes y poderosos del mundo y el segundo de América Latina.

1947453_1412575382326563_649768524_n

Cuba sería el principal exportador de guerrilleros a varios países de Latinoamérica, a mediados de los años 60 ya habría desarrollado un amplio sistema de espionaje lo cual le permitió efectuar operaciones a gran escala, haciendo uso de un ejército dotado de excelente equipo militar otorgado por la URSS.

Los resultados de las “misiones internacionalistas” del ejército cubano en otras tierras fueron infructuosas, en 1959 se realiza una expedición fallida a República Dominicana con la intención de derrocar el gobierno de Héctor Trujillo (hermano del dictador Rafael Trujillo); así mismo, cuba empieza su historial delictivo con Venezuela en 1963 por medio de las innumerables expediciones realizadas por el régimen para instaurar un gobierno a fin con la dictadura cubana y garantizar el suministro de petróleo.

En la década de los 60 nace el brazo de extrema izquierda del Partido Comunista de Venezuela, las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional, grupo guerrillero que tenía pretensiones de derrocar el gobierno de Rómulo Betancourt y hacerse en el poder. Las FALN consiguieron el apoyo de Fidel Castro en el marco político de creación de movimientos armados en Latinoamérica.

A pesar de las constantes derrotas que sufrieron los guerrilleros a manos de las Fuerzas Armadas de Venezuela, fueron los autores de innumerables asesinatos a la población, destrucción y actos terroristas, intento de magnicidio y lo más indignante, apoyar el intento de invasión cubana que se gestaba a través de las Islas de Barlovento en 1967.

1964733_1412575395659895_1718045194_n

Ruta de desembarco planificada para la invasión cubana a Venezuela.

El plan consistía en desembarcar militares cubanos en las playas de Machurucuto, frente al extremo oriental de la Laguna de Tacarigua. En la noche del 10 al 11 de mayo de 1967, la intentona es detenida por el ejército venezolano, logrando capturar a dos militares cubanos: el teniente Manuel Gil Castellanos y el miliciano Pedro Cabrera Torres; en el hecho fue ultimado otro efectivo cubano responsable del desembarco a las tierras venezolanas, el teniente Antonio Briones Montoto.

1938010_1412575362326565_1309715179_a

Antonio Briones Montoto, teniente cubano que encabezaba el desembarco de militares cubanos a Venezuela.

Esto provocó que el gobierno de Venezuela acusara a Cuba de injerencia y violación a la soberanía ante la OEA, causando la expulsión de Cuba de la organización. Era la segunda denuncia de Venezuela hacia Cuba, la primera se realizó en 1964 al ser descubierto arsenal cubano dirigido a las guerrillas venezolanas. Sin embargo, la eficacia de lo que era en aquel entonces una verdadera Fuerza Armada Venezolana, al servicio de la patria y no de dictadores extranjeros, logró aplacar a estos grupos paramilitares y puso en su sitio al gobierno de Cuba.

Estos fracasos serían olvidados ante las victorias de la dictadura castrocomunista en los escenarios del África, el Medio Oriente y Nicaragua. En este contexto, nacen las Tropas Especiales denominadas Avispas Negras, en 1986.

10001748_1412575435659891_1635893767_o

Las Avispas Negras, son un grupo élite encargado de cumplir misiones de inteligencia y acción en territorio controlado por el enemigo; su base se ubica en La Habana. Estos grupos especiales son el símil de lo que conocemos como equipos SWAT, muy conocidos en EEUU. Los miembros de este escuadrón, son personas que pasan por un entrenamiento intensivo de la mano de las fuerzas especiales vietnamitas, norcoreanas y el Spetsnaz ruso, donde se les enseña tácticas de supervivencia; todos sus miembros son expertos en artes marciales, anti guerrilla, paracaidismo y combate en la ciudad.

A pesar de no haber estado plenamente consolidada en aquel entonces, bajo el nombre de Brigada de Desembarco y Asalto, el escuadrón de las Avispas Negras fundó sus bases en las primeras misiones de inteligencia cubana de los años 60, uno de sus mártires será el teniente Antonio Briones Montoto.

Otras operaciones inspirarían a la creación del grupo élite como las misiones en Guinea-Bissau y Nicaragua, hasta estrenarse finalmente en la Guerra de Angola (1975 -1991). No cabe duda de que muchas otras operaciones en otros países habrán sido intervenidas por las Avispas Negras cubanas, hoy en el 2014, Venezuela denuncia la presencia de estos escuadrones, dando instrucciones a los traidores disfrazados de militares venezolanos que osan levantar armas contra el pueblo.

1947735_1412575372326564_1826478776_n

¿Cómo pasamos de derrotar a los cubanos en 1967, a estar invadidos por su ejército y sus fuerzas especiales tan pasivamente en el 2014? La respuesta la tenemos en 1998, con la victoria de Hugo Chávez Frías en las elecciones.

 

Cuba: segunda invasión a Venezuela

Irónicamente las relaciones entre Venezuela y Cuba fueron estabilizándose al punto en el que Fidel Castro y Carlos Andrés Pérez simpatizaban. El Golpe de Estado de Chávez el 4 de febrero de 1992 incluso fue criticado por Castro. No fue sino hasta que el dictador cubano se diera cuenta del potencial existente en Hugo Chávez, que lo adoptaría como pupilo.

La victoria de Chávez en 1998 y su manifiesta admiración por la Revolución Cubana junto a su principal líder, Fidel Castro, sería el inicio de una sociedad entre Venezuela y Cuba. Estas relaciones se fortalecerían en 2002 tras el Golpe de Estado del 11 de abril. Las negociaciones económicas hacen que el gobierno de Chávez, intercambie un producto estratégico y no renovable como el petróleo por servicios médicos económicos por parte del gobierno cubano, garantizando a la isla una gran cantidad del producto crudo con el cual sacará ganancias vendiéndolo a los Países Bajos y las Antillas Neerlandesas.

Tras tantos años, Fidel por fin había logrado su anhelado sueño de garantizar el petróleo venezolano para Cuba. El gobierno de Chávez le ofrece todo tipo de beneficios al gobierno de Castro, convirtiendo a Venezuela en la caja chica de la isla caribeña. En este sentido, al castrocomunismo, no le convenía que Chávez se retirara del poder.

1937926_1412575415659893_1169820802_n

Héctor Pérez Marcano, autor del libro La invasión de Cuba a Venezuela: del desembarco de Machurucuto a la revolución bolivariana, y ex guerrillero del Frente de Liberación Nacional de Venezuela, señala que las elecciones en Venezuela han sido trucadas por efectivos de la inteligencia cubana. Todo ha consistido en una invasión silenciosa, colocando a efectivos cubanos en los puestos de importantes instituciones del Estado. Uno de ellos es el SAIME (Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería).

Así mismo, Héctor Pérez afirma: “Ellos (los cubanos) controlan el servicio de identificación nacional de los ciudadanos venezolanos. Está vinculado con el registro electoral permanente. Ese registro tiene un crecimiento que no se corresponde con el crecimiento vegetativo de la población venezolana. Allí hay varios millones de electores virtuales. Los cubanos son los artífices del fraude en Venezuela.”

A Chávez se le asignó un grupo de agentes cubanos (Avispas Negras) para su protección y se instaló en Miraflores una base de operaciones donde figuraba el general cubano Rogelio García. Fidel sabía el poder que tenía sobre Chávez, por lo cual le convenía protegerlo y mantenerlo en el poder.

Por otra parte, la doctrina comunista de cuba sería implantada en Venezuela a través de sus lemas tales como el famoso: “¡Patria o Muerte!” que sería inculcado a las Fuerzas Armadas Venezolanas en un acto infame contra la dignidad y el honor militar. Uno de los generales que rechazó este lema fue Ángel Vivas, hoy perseguido político del régimen chavista.

10000170_1412575378993230_1541332156_n

El general Ángel Vivas rechazó el lema extranjero de “Patria, socialismo o muerte”

La invasión cubana ya estaba siendo desenmascarada en Venezuela, no es algo que no se haya previsto antes de las manifestaciones contra Maduro. El diputado de la Asamblea Nacional, Carlos Berrizbeitia, a través de un video en 2013 evidencia la presencia de cubanos en diferentes sectores del servicio público, además nombra a generales cubanos que han estado en Venezuela elaborando estrategias de conformidad con el G2 cubano (grupo de espionaje de Cuba) y desenmascara los planes de la dictadura cubana (ver video: https://www.youtube.com/watch?v=gcRwEfQ08T0).

Actualmente frente a las manifestaciones que tuvieron lugar a partir del 12 de febrero, generales retirados de las Fuerzas Armadas Nacionales advierten la presencia de infiltrados cubanos en los actos de violencia que han dejado el saldo de 15 muertos y cientos de heridos, detenidos y desaparecidos.

Enrique Prieto Silva, Miguel Aparicio y Ángel Vivas, son los nombres de los tres ex generales que señalan la presencia de militares cubanos dentro de las filas de la Guardia Nacional Bolivariana, aseguran que a través del análisis en los diversos videos que se han tomado de los enfrentamientos, el modo de proceder de los militares no se corresponde a la doctrina militar que se imparte en nuestras FFAA.

Ángel Vivas por su parte, ha sido presa de la dictadura que pretende encarcelarlo, razón por la cual, sin titubeos, salió en armas a defender su hogar, mientras alrededor de 30 efectivos del DGCIM intentaran allanar su casa en la calle Maracaibo de Prados del Este, en Caracas. Ante las amenazas de Vivas de disparar a todo aquel que ingresara sin su consentimiento a su hogar, y el apoyo de los vecinos de la localidad, los cuerpos corruptos del gobierno vieron frustrado su intento de secuestrar al retirado general.

1964646_1412575405659894_720194839_n

El ex general Ángel Vivas fusil en mano, no permite allanamiento de su residencia.

Vivas es buscado por sugerir el uso de hilos de nailon amarradas en medio de la via a 1,20 mts de altura como modo de defensa ante los colectivos armados motorizados, sugerencia que hizo a través de la red social, twitter, la finalidad era tumbar a los motorizados de sus motos y despojarles de ellas. El uso de esta estrategia dejó sin vida a un motorizado en el sector de Horizonte de la Av. Rómulo Gallegos del municipio Sucre, al ser decapitado por una guaya tensada. Sin embargo, es evidente que esta es una excusa, pues el verdadero motivo de la orden de captura se halla en un video realizado por Vivas, donde denuncia la presencia de individuos extranjeros en los círculos militares venezolanos (ver video: http://www.youtube.com/watch?v=EIxWbFvd5yw).

Posteriormente el periodista mexicano Fernando del Rincón, conductor del programa “Conclusiones” de la cadena informativa, CNN; llevaría a cabo una entrevista para esclarecer con el general Vivas, los hechos ocurridos el 23 de febrero cuando intentaron apresarle (ver video: http://www.youtube.com/watch?v=KcBQbUjiwI4)

1616475_1412575368993231_74170716_n

Fernando del Rincón junto al ex general Ángel Vivas

Sin embargo, la denuncia de efectivos cubanos no solo proviene de los miembros de las FFAA (que se por sí ya son una fuente alarmante); el periodista cubano, Uberto Mario, ha hecho seguimiento del caso venezolano y advirtió que los efectivos cubanos están ingresando a Venezuela de manera camuflada, así mismo señaló: “ellos llegaron a la rampa #4 y toman posiciones estratégicas para trabajar en las marchas opositoras, ellos se cuelan en las marchas contra Maduro”. Agregó además que “el envío de las Avispas Negras es un reflejo del nerviosismo de La Habana por los acontecimientos que se desarrollan en Venezuela” (ver video: http://www.youtube.com/watch?v=AfB-oIjcYu4).

Un revelador y a la vez intrigante audio ha sido conseguido, y reproducido en el programa radial Plomo Parejo, del circuito RCR 750 AM, por el locutor y teniente Iván Ballesteros, donde un presunto militar cubano, da instrucciones para disolver las manifestaciones en Venezuela (ver video: http://www.youtube.com/watch?v=VakXS7-WmfY#t=12).

Por otra parte, una alarmante noticia extraoficial se reveló en la mañana del 1 de marzo cuando el grupo activista Anonymous afirmó haber hackeado el correo electrónico del presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, evidenciando la presencia de efectivos cubanos, delincuentes venezolanos e incluso terroristas de las FARC; también se señala la posible asistencia de funcionarios militares de Nicaragua y Argentina (ver video: https://www.youtube.com/watch?v=4BJdZ5ruPic).

1981280_1412575422326559_527589750_o

Para la fecha, los venezolanos siguen en las calles, muchos han señalado escuchar a guardias con acento cubano, otros manifiestan que también hay cubanos en las marchas oficialistas. Nuestro país está siendo vilmente invadido gracias a los traidores que le sirven a la bota castrocomunista. El gobierno de Cuba no tiene la menor intención de soltar a Venezuela, y los gobiernos de América Latina se quedan de brazos cruzados. Simón Bolívar hoy debe infundir en sus verdaderos hijos, un espíritu de lucha y gallardía, debemos seguir el ejemplo de nuestros próceres a los que la revolución traidora ha blasfemado tantas veces. Venezuela no se rinde, VENEZUELA NUNCA SE ARRODILLARÁ, NI A CUBA, NI A NADIE.

1938059_1412575442326557_295353268_n

Referencias

 Marcos Alves. La Segunda Invasión cubana a Venezuela, disponible en: http://www.neoliberalismo.com/invasion2.htm

La intervención militar cubana:  manifestación del poder militar soviético en paises del Tercer Mundo (1960 – 1993), disponible en: http://catarina.udlap.mx/u_dl_a/tales/documentos/lri/felix_t_ga/capitulo3.pdf

Jorge I. Domínguez. La política exterior de Cuba (1962 – 2009) , disponible en:  http://www.people.fas.harvard.edu/~jidoming/images/jid_introduccionla.pdf

Invasión de Cuba a Venezuela por Machurucuto, disponible en: http://www.efemeridesvenezolanas.com/?sec=his&id_his=552&show=1

Héctor Pérez Maracano. “Los cubanos son artífices del fraude electoral en Venezuela”, disponible en: http://internacional.elpais.com/internacional/2013/09/28/actualidad/1380392697_591646.html

Militares denuncia que cubanos intervienen en represión en Venezuela, disponible en: http://www.elsalvador.com/mwedh/nota/nota_completa.asp?idCat=47860&idArt=8581296

El Secuestro de Leopoldo

Autor: Anthon Keenan

Introducción

El 18 de febrero era el día más temido por los venezolanos. Previamente los organismos del Estado y la juventud estudiantil, se enfrentaron en diversas oportunidades, unos reprimiendo y otros manifestando por los derechos que reza una constitución.

 Leopoldo López, dirigente del partido Voluntad Popular, quien hizo el llamado a la protesta del 12 de febrero hacia el Ministerio Público (ver:https://brotherbooktheopenbook.wordpress.com/2014/02/15/caracas-reacciona/), fue acusado por la dictadura venezolana de: “criminal, homicida y propulsor de violencia”. Ante estas acusaciones, el dirigente opositor respondió con un mensaje al pueblo venezolano el día 16 de febrero, donde hizo un llamado para ir desde Plaza Venezuela hasta el Ministerio de Interior y Justicia con la intención de entregar documentos exigiendo:

1ro: Que se aclare la responsabilidad del Estado en los homicidios ocurridos el pasado 12 de febrero.

2do: Que se liberen de inmediato a todos los ciudadanos, especialmente a los jóvenes que han sido perseguidos y torturados.

3ro: Que cese la represión y la persecución de lo que es un derecho de todos los venezolanos, el derecho a protestar.

4to: Que se asuma de una vez por todas el desarme de los grupos paramilitares y de los grupos colectivos.

Durante su mensaje, recalca que esta iniciativa consiste en dar la cara ante los organismos del Estado, donde además le pide al pueblo que, el día 18 de febrero, le acompañase vestido de blanco (como símbolo de paz y protesta) hasta cierto punto del trayecto, a partir de donde él continuaría solo hasta el ministerio (Ver: http://www.youtube.com/watch?v=vCmoGxEnEJc).

 Los voceros de la dictadura rápidamente desarrollaron su estrategia para que la convocatoria fuera revocada (o en todo caso, infructuosa). Es así como Jorge Rodríguez,  alcalde del Municipio Libertador de Caracas, y miembro activo del PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela), declaró que la convocatoria había sido realizada “sin permiso” (pasando por encima del derecho establecido en la Constitución Venezolana en su artículo 68), así mismo otros partidarios de la dictadura señalaron que no les permitiría el paso a la marcha de Leopoldo López. Posteriormente los dirigentes chavistas llaman a concentrarse en Plaza Venezuela, en un derroche de irresponsabilidad diplomática (enfrentando con esta acción a los seguidores del chavismo, en contra de los otros venezolanos compuestos por opositores y estudiantes).

Esto provocó que los dirigentes del movimiento estudiantil y la oposición venezolana, redefinieran el punto de partida de la manifestación para la Plaza Brión de Chacaito, con la finalidad de evitar confrontaciones entre las dos marchas convocadas para ese día.

La crónica

Son las 9:30 am, las primeras noticias que tengo sobre la manifestación convocada por Leopoldo López, son las imágenes de piquetes de seguridad de la guardia nacional y la policía, trancando las calles de Chacaito en la Plaza José Martí y sus adyacencias. También consigo fotografías de piquetes en la Av Libertador.

lopez 1

Me preparo para la batalla, un nuevo día donde luchar por los derechos de mi país no es opcional. Planeo mi encuentro con compañeros de la universidad, para partir a Chacaito.

Decido ir caminando, ante la posibilidad de que la estación de metro de Plaza Venezuela estuviese cerrada. Mis compañeros me esperarían en Zona Rental, para llegar allí tuve que atravesar Plaza Venezuela. La concentración oficialista era numerosa, había presencia de muchos motorizados, algunos Guardias Nacionales y diferentes colectivos pro-oficialismo.

11:30 am sería la hora aproximada a la que lograría reunirme con mis compañeros. Desde Zona Rental, caminamos a través de las lúgubres y desoladas calles de Sabana Grande, por la Av. Casanova pasando frente al Hotel Meliá Caracas y el CC. El Recreo, hasta llegar a los primeros piquetes de la GN y la Policía Bolivariana (con “X roja” los piquetes de la GNB, en “X azúl” los piquetes de la Policía y con “T” la ubicación de las tanquetas blancas).

lopez 6

Los ánimos estaban caldeados, junto a mi compañero, Carlos decidí grabar los piquetes, un par de sujetos desconocidos dirigieron improperios al verme grabar la escena aludiendo de ilegal lo que hacía (en ese momento pensé: “caramba, si fuese un malandro con una pistola en mano y camisa roja, seguramente eso no les parecería ilegal y hasta me aplaudirían”), aparentemente en Venezuela es peor que una persona grabe la realidad, a que un delincuente te despoje de tus pertenencias. A pesar del desagradable momento, continué grabando.

Alrededor de las 12:15 pm un alboroto llama la atención de los transeúntes, la gente desesperada corría por el Boulevard dirección a Plaza Venezuela, la confusión se apoderó de la gente, un tumulto de personas se acercaron a las tanquetas que se ubicaban cerca del Centro Comercial Chacaito. Rápidamente me aproximé y logré conseguir la información de lo que estaba sucediendo: en una de las tanquetas, estaba detenido Leopoldo López.

lopez 3

En la “T roja” se encontraba la tanqueta donde estaba retenido Leopoldo López. Alrededor de las dos tanquetas se congregó una multitud que impidió el paso de la tanqueta. Muchas personas desesperadas clamaban por la liberación del líder opositor, señoras mayores caían en la desesperación al borde de llorar, mientras los Guardias Nacionales creaban un cerco humano para impedir a los manifestantes, acercarse a la tanqueta.

lopez 2

Fueron momentos de desesperación, la gente estaba muy alterada y conmovida por lo sucedido, los medios de comunicación internacional estaban presentes cubriendo el hecho. Leopoldo ante la arrolladora multitud tuvo que dar palabras para calmar a la conmovida masa (ver video: http://www.youtube.com/watch?v=W8Sr7IRoRxo#t=11).

 Luego de unos acalorados minutos entre la multitud, la guardia empezó a abrir paso empujando con los escudos a la concentración de personas que rodeaba el tanque donde tenían detenido a Leopoldo Lopez. Esto provocó la alteración de algunas personas que atacaron los escudos de la los guardias, sin embargo, otras personas de la concentración llamaron a la calma bajo la consigna “nosotros venimos pacíficamente, no ataquen”.

 El tanque comienza a desplazarse, cuando a la altura de la intersección entre el Boulevard de Sabana Grande y la Av. 3 de Las Delicias, se presenta una primera eventualidad, donde efectivos de la GN y miembros de la PNB, atacan a algunas personas que se encontraban cercanas al tanque, y que impedían la circulación del mismo, en este momento lanzan gas pimienta e incluso golpean entre varios a un sujeto que, afortunadamente logra escapar de la mano de los esbirros.

lopez 13

Durante todo el alboroto había perdido la pista de mis compañeros hasta que logré verlos asfixiándose cerca del semáforo que atraviesa el Boulevard con dirección a la Av. 3 de Las Delicias. Niobe, una de mis compañeras estudiante, afortunadamente tenía vinagre con el que contrarrestamos los efectos del gas pimienta. El tanque mantuvo su trayectoria hacia la Av. Casanova, donde momentos después de un lento tránsito, el tanque se detuvo por unos minutos. (Punto A: punto de partida en Chacaito. Punto B: Av Casanova, lugar donde se detuvo el tanque de la GN).

lopez 4

La tensión se sentía a flor de piel, los guardias y los manifestantes tenían miradas muy expresivas, se percibía el miedo, la desesperación, la rabia y la impotencia. Finalmente, decidieron dejar que Leopoldo se trasladara en una camioneta particular, bajo la custodia de los efectivos militares. En ese momento los ánimos se levantaron, los manifestantes bajaron la tensión momentáneamente. Continuó el recorrido.

Nos desviamos por la Avenida 2 de Bello Monte, hasta llegar a las cercanías de la Autopista Francisco Fajardo, en la Av Venezuela. En ese punto una alta cantidad de GN motorizados se encontraba custodiando la zona.

lopez 7

A partir de este punto, e recorrido continuó, ahora con la escolta de los efectivos motorizados de la GN detrás de la marcha, lo cual generó mucha incertidumbre y desconfianza. Atravesamos la Av Venezuela, cruzando por la Avenida Caroní, seguidamente en la Av. Orinoco. La gente de la localidad nos mostraba su apoyo por medio de las cacerolas. La mayor parte de los residentes de la zona, eran adultos mayores.

Resguardando las pocas baterías que le quedaban a mi cámara logré captar un helicóptero azul que constantemente pasaba por encima de la marcha. La presencia de efectivos motorizados de la GN y grupos no identificados de motorizados cercanos a las calles ciegas generaron aun más zozobra entre los manifestantes, sin embargo, no pasó a mayores. Finalmente desviamos nuestro rumbo en la Calle Chacaito.

lopez 11

Habíamos una gran e innecesaria vuelta por todo el sector, para regresar muy cerca del punto desde el cual partimos. En el recorrido, la tensión creció al pasar cerca de los edificios de Misión Vivienda (edificios creados durante la última campaña presidencia de Hugo Chávez) donde algunas personas mostraban banderas rojas en señal de desacuerdo con la manifestación que transcurría por aquellas calles. Otras personas se mostraron pasivas al escuchar la consigna “eso es tuyo, nadie te lo quita”, en una muestra de empatía por parte de los manifestantes frente a los residentes de estos edificios.

El recorrido continuó, unas calles más adelante, a unos metros del Centro Comercial Único de Chacaito, un grupo de la Policía Bolivariana, compuesto en su totalidad por mujeres, empezó a tener altercados con los transeúntes de la manifestación, lo que provocó que las tensiones se agitaran. Afortunadamente la intervención de otros civiles para evitar mayores problemas dio resultados, permitiendo la continuidad de la protesta.

 El tiempo parecía haber pasado más rápido, daba la impresión de haber estado caminando todo el día, sin embargo al ver el reloj, apenas eran la 1:45 pm. Las camionetas se pararon en las cercanías de la Arepera Misia Jacinta, en la Av Tamanaco. Una multitud impresionante ya se había aglomerado en la zona, la circulación a partir de entonces sería muy dificultosa, los tropezones fueron algo a lo que nos tuvimos que acostumbrar. (Ver video: http://www.youtube.com/watch?v=ZCvptPH06vM&feature=youtu.be)

lopez 5

Luego de unos 15 minutos detenidos, continuó la marcha. Mis compañeros y yo estábamos agotados, pero con espíritu de lucha. La gente parecía formar parte de una procesión, pero eso no mermaba en la voluntad del pueblo que decidió acompañar a Leopoldo López. Caminamos hasta llegar a Chacao. Es entonces al final de la Av. Tamanaco y la Calle Sorocaima, que en una maniobra de los conductores, se logró perder de vista los vehículos que custodiaban a Leopoldo.

lopez 12

Nuevamente hubo incertidumbre y confusión, se veían algunas motos de la GN rodar por las calles adyacentes. Mi grupo de compañeros se separó en dos partes, unos intentaron seguir la ruta de la camioneta, la cual se desvió a la Av. Libertador, mientras que Carlos y yo, nos fuimos por la Calle Socoraima, donde algunas otras personas también se habían dirigido en medio de la confusión.

 Luego de reunirme de nuevo con mis otros compañeros, continuamos el recorrido por la Av. Libertador, en medio de un repetido transito de motorizados y la presencia de Guardias Nacionales como de Policías. Pasamos frente al C.C. Sambil, y llegamos hasta la desviación a la Autopista Francisco Fajardo, que da a la Base Aérea de La Carlota.

 Nos mantuvimos un largo rato allí, luego de hablar con mi madre, me informa sobre el rumor de que Leopoldo se encontraba en La Carlota. A partir de ese momento se empezaron a gestionar una serie de hipótesis sobre el destino del líder opositor, desde que se lo querían llevar de Caracas, hasta que se lo llevarían a Cuba. La situación había llegado a un punto muerto donde no se sabía que debíamos hacer. Unos apoyaban la idea de quedarse, otros de retirarse del lugar.

 Decidimos explotar lo que había en aquel escenario, cuando vemos la llegada de dos helicópteros, uno después del otro. Lo que nos llevó a pensar que, efectivamente habían trasladado a Leopoldo a otro lugar por vía aérea. (Ver video: http://www.youtube.com/watch?v=_rC8m3dj-d8).

Comienza un fuerte aguacero, ya faltaban pocos minutos para las 4 pm. Junto a nuevos compañeros universitarios que se sumaron a nuestro grupo, decidimos retirarnos. En este punto, surgió otro problema: desde Sabana Grande, hasta Parque Miranda, las estaciones del metro estaban cerradas. Con la presencia de la manifestación chavista en Plaza Venezuela, pensamos sensato caminar hasta Los Dos Caminos bajo aquel invierno, y evitar algún altercado peor.

lopez 10

Los ánimos estaban por el suelo y el cansancio ya se había apoderado de nuestras mentes. Después de un largo trayecto, logramos ingresar al metro y regresar a nuestros hogares.

Los Hechos

 Al llegar a mi casa, confirmé la información de que Leopoldo López efectivamente había sido trasladado a La Carlota y desde allí fue llevado al cuartel de Ramo Verde. Esto es confirmado a través de la propia cuenta de twitter de Leopoldo López que dice:

lopez 8

(Ver video: http://www.youtube.com/watch?v=DxOpgG72W90&feature=youtu.be)

Posteriormente se daría a conocer, una foto donde el Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, junto a un grupo de personas, acompañaba a Leopoldo López en las instalaciones de lo que suponemos, es Ramo Verde.

lopez 9

Ante la situación los dirigentes de la oposición y líderes estudiantiles, convocaron al pueblo a rodear el Palacio de Justicia, donde sería trasladado Leopoldo, para su auditoría. Amanece el 19 de febrero, la situación poco a poco aumenta el nivel de tensión en el ambiente. Desde la mañana los primeros grupos se acercan para respaldar a López.

lopez 14

Los primeros focos de violencia provienen por parte de la Guardia Nacional, quienes después de un largo tiempo, arremeten contra algunos manifestantes, a pesar de esto, la situación no se pondría difícil hasta la intervención de los colectivos chavistas, quienes se concentraron en la Plaza Diego Ibarra, para amedrentar a toda persona que transitara libremente y no estuviese plenamente identificado con el régimen.

Para las 12:30 del mediodía se reportaban los primeros incidentes violentos por parte de los grupos chavistas. Estudiantes fueron agredidos por estas ordas irracionales, quienes consiguieron el respaldo de la Policía, a través de la simple NO INTERVENCION ante las eventualidades irregulares, delictivas y pusilánimes de estas personas cobardes.

lopez 15

Por otra parte, otras irregularidades del mecanismo dictatorial estaban ocurriendo en el Palacio de Justicia, donde grupos militares y tanques estaban dentro de las instalaciones, así mismo se reportó que fueron desalojados todos los funcionarios y personas comunes, para finalmente decidir llevarse a Leopoldo López a Ramo Verde, donde, de modo totalmente inconstitucional e ilegal, se decidió hacer la auditoría.

lopez 16

Junto a mi aliado, Carlos, decidí acercarme al Palacio de Justicia e intentar hacer alguna toma de lo que estaba sucediendo. Nos fuimos por Capitolio, e intentamos pasar por un lado de la Plaza Diego Ibarra, donde el oficialismo tenía un evento “Por la Paz”. Irónicamente, fuera de todo contexto pacífico, un señor de edad avanzada nos detiene violentamente preguntándonos hacia dónde nos dirigíamos, este sujeto toma mi bolso y empieza – más alterado aún – a preguntar qué llevo en el bolso. Mi primera reacción fue halar el bolso e intentar apartarme, pero rápidamente llamó a otras personas, claramente identificadas con el chavismo. Estas personas nos obligaron a mostrar lo que llevábamos en nuestros bolsos, para evitar conflictos, cedimos, pues cobardemente nos tenían rodeados.

Un señor que pasaba por ahí justo en el momento en el que se nos vinieron encima los chavistas, fue intermediario entre nosotros y aquel grupo de chavistas alterados, afortunadamente los chavistas resolvieron con que nos retiráramos de la zona, al ver que no teníamos mayor cosa en nuestros bolsos (cuadernos, paños, lápices – afortunadamente no vieron la cámara) Uno de los hombres le dijo a otro que nos escoltara como si fuésemos alguna clase de delincuentes o terroristas. El señor que intervino en nuestra ayuda también se mantuvo con nosotros evitando que se presentara algún conflicto mayor.

El chavista que nos escoltaba, también tomo una actitud ofensiva parecida a la del primer señor que nos detuvo. E incluso se dirigió a nosotros con improperios (a lo cual tuve que aguantar las ganas de responder). Todo concluyó con nuestra retirada del lugar, de modo infructuoso y con un profundo sentimiento de molestia, impotencia y mucha rabia.

 A lo largo del resto del día, no se supo de Leopoldo López, hasta tardes horas de la noche, cuando se realizó la auditoría. Eran las 10:30 pm y aún seguía la auditoría, donde finalmente (como era de esperarse de un régimen dictatorial) se dictó privativa de libertad para Leopoldo, en Ramo Verde.

Estoy convencido de algo, y es que este no es el fin, sino el inicio de un proceso de liberación nacional. El llamado es a no desistir, sigamos juntos en esta batalla contra la dictadura, la represión y la impunidad. La historia está de nuestro lado.

 lopez 17